Dólar y LELIQ:

El dólar se ubicó hacia al final de la semana en ARS  64,71/64,91, registrando nuevamente un alza respecto a la semana anterior. Por otro lado el dólar implícito entre la compra y venta de bonos operó al alza y acompañó el movimiento de las demás monedas emergentes, ubicándose al final de la semana en torno a ARS 89,62 y llevando a la brecha a 39%. En lo que respecta a la tasa de política monetaria, la misma se mantiene en el piso de 38%, donde a través de las últimas licitaciones se observaron renovaciones parciales de los vencimientos, lo que llevó al stock de LELIQ en torno a 1,2 billones.

 

Actividad económica

La actividad económica en enero, cayó 1,8% i.a. y 0,1% respecto al mes de diciembre, mostrando incluso caídas en la tendencia. El índice cayó por sexto mes consecutivo y se mantiene en mínimos históricos. Este resultado reflejó la dinámica que mostraba la actividad antes de la implementación de las medidas para frenar el avance del COVID-19. De este modo, es probable que se registren caídas más pronunciadas dentro del índice en los próximos meses, tal que cerca del 50% de los sectores económicos se encuentran afectados por el aislamiento social preventivo obligatorio.

La recaudación tributaria en marzo alcanzó los ARS 443.636 mn y creció 35% i.a. Sin embargo, en términos reales continuó cayendo, tal que en marzo la caída fue de 8% (considerando 2,9% como inflación para marzo). Dentro del total, los ingresos relacionados con la actividad económica fueron los más afectados por el aislamiento social, especialmente IVA se mostró como el impuesto más sensible, ya que pasó de crecer 30% en enero a 25% en febrero. Los ingresos relacionados a la actividad interna crecieron solo 26%; mientras que los relacionados al comercio exterior y a la seguridad social registraron subas de 21% y 27%, respectivamente. Dentro de las cuentas fiscales, las medidas tomadas por el gobierno no solo afectaron al nivel de gastos, sino que el principal impacto se reflejó en los ingresos. En abril, podemos esperar una mayor caída debido a que el aislamiento continuará hasta por lo menos el 12 de abril; además que probablemente los efectos de una menor actividad en marzo se continuarán reflejando en los números de la recaudación. 

 

Los salarios mostraron en enero registraron una suba por encima de las variaciones registradas los meses anteriores y se impulsaron 6,0% i.a. Dentro del total, los salarios dentro del sector registrado subieron por encima del no registrado, destacándose la suba principalmente dentro del sector privado. El mismo mostró una variación positiva de 8,5% i.a. mientras que el sector público se mantuvo con una suba en torno a 2,7% i.a. En los últimos doce meses los salarios continuaron cayendo en términos reales, aunque la caída mostró una desaceleración respecto a los meses anteriores al ubicarse en -5,2%.