Aunque empañada por los elevados niveles de importación, la producción nacional de vehículos terminó el 2017 con entre 500 mil a 505 mil unidades, una suba del 2% interanual.

De todos modos, el dato más llamativo es que, según fuentes consultadas del sector, la proyección de crecimiento para este año es del 10% interanual, es decir una cifra que rondará las 550.000 unidades. Los números finales del año pasado serán dados a conocer mañana por la Asociación de Fabricantes de Automotores de la Argentina (Adefa).

La fabricación local de vehículos terminó entre 500 y 505 mil unidades, 2% por arriba de 2016

Debido a la retracción del mercado interno que se observó en Brasil, las exportaciones argentinas de vehículos apenas superarán las 200.000 ventas externas. Aquí se nota un significativo cambio de tendencia ya que históricamente la Argentina exportó el 60% de su producción y ahora no llegará al 50 por ciento. Esto implica que el mayor destino de la fabricación es local.

Las fuentes coinciden en que la puesta en marcha de nuevos proyectos y la apertura de mercados externos llevarán a un 2018 con 50 mil autos y utilitarios más que se producirán. Además, las automotrices confían en lo que traccionará un mayor crecimiento de la economía de Brasil.

Por su parte, el hecho de que 7 de cada 10 vehículos no sean nacionales genera alarma en el segmento autopartista. "Las terminales hicieron lo que quisieron bajo la mirada del Gobierno que no se sabe qué actitud adoptará en el 2018", aseguran. El flex ronda los 2 dólares en la actualidad y afecta la producción nacional y el empleo.

Entre enero y noviembre, las terminales exportaron 19.122 vehículos, lo que refleja una baja de 9,7% respecto del volumen que se exportó en octubre, y un 11,2 % por debajo de las 21.531 unidades que se exportaron en noviembre de 2016.