La inversión productiva presentó números que asustan. En marzo cayó 24,1% interanual. Además, tras un par de meses de calma, sufrió un desplome de 9,7% desestacionalizado contra los niveles de febrero; la peor caída en años. Y en abril el consumo cayó 12,1% interanual. Algunos economistas señalan que el mejor motor de crecimiento económico es la inversión, ya que hace que la dinámica sea sostenible en el tiempo. Otros prefieren incentivar el consumo, porque brinda cierto bienestar y además promueve la inversión. En lo que va del 2019 ninguno de los dos motores mostró señales positivas.

El dato de inversión lo publicó el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA). El de consumo lo brindó la consultora Focus Market. Ambos componentes de la demanda agregada siguen mostrando números negativos muy profundos y que explican porqué las consultoras están empeorando sus proyecciones para la actividad 2019. En marzo, además, los otros componentes mostraron resultados negativos: las exportaciones cayeron 5% interanual, la contracción real del gasto público corriente fue de 14,7%, y la de capital de 31,2%.

Un informe reciente del economista del Cedlas de la Universidad de La Plata, Leonardo Gasparini, llegó a una conclusión interesante: "Bajar la pobreza 10 puntos requiere crecer por lo menos 6 años al 3%".

Ahí una dificultad: según las mediciones oficiales del Indec, durante la gestión Cambiemos el PBI se movió en la dirección contraria. De hecho, en 2016 la economía cayó 2,1%, en 2017 recuperó 2,7% y en 2018 volvió a caer 2,5%. En total la cuenta da una contracción de 2%. Pero la cuestión se complica ya que en 2019 tanto el FMI como las consultoras privadas esperan una nueva caída. Si se cumple el 2% de merma que espera, por ejemplo, Analytica, la contracción total de la producción durante la gestión Cambiemos será de 4%.

El 2% de caída es un número verosímil. De hecho, Analytica prevé que el negativo puede llegar hasta 3,4% si hay un shock cambiario descontrolado. Para PxQ, del economista Emmanuel Álvarez Agis, la caída será entre 2,1% y 2,8%, también dependiente de la dinámica cambiaria. Ecolatina proyectaba 1% hasta hace un mes y ahora bajó su número a 1,4%, algo parecido al 1,3% que espera el consenso del REM que publica todos los meses el BCRA. ACM imagina una reducción del producto de 2%. LCG empeoró mucho sus proyecciones y ahora ve una caída de 1,7%. Número parecido al 1,8% que maneja la Cepal.

El Indicador Mensual de Inversión (IMI), que publica el ITE-FGA todos los meses, se contrajo en marzo a su nivel más bajo desde diciembre del 2009, el año de la megacrisis global que incluyó la quiebra del gigante Lehman Brothers.

El investigador del ITE-FGA, Leandro Ottone, afirmó: "La inversión es súper procíclica: está asociada directamente a la actividad. Cuando uno piensa porqué invierte una empresa ve que es por dos cuestiones. Primero porque tiene perspectivas de mayores ventas de su producto y segundo porque hay una mejora de rentabilidad. Además tiene que haber condiciones para financiarse. Con tasa del 73% no va a invertir casi nadie. Muy pocas empresas tienen ahorrado un capital suficiente para invertir. Para una pyme es imposible".

La magnitud de la contracción del 2019 dependerá de la dinámica del precio del dólar. Un partido que todavía está abierto.