Pampa Energía estaría buscando desprenderse del 51% de sus acciones en Edenor. El congelamiento de tarifas hasta 2020 y una posible estatización en la provincia de Buenos Aires de las dos distribuidoras de electricidad fue decisivo para la decisión de la energética, que se centrará en sus exportaciones de gas a Chile a corto plazo. La empresa ya le otorgó el mandato de JP Morgan para vender el paquete accionario.

Si bien desde la compañía hicieron silencio con respecto a la posible venta de Edenor, en los hechos la salida de Pampa Energía, la energética insignia de Marcelo Mindlin, se encuadra dentro de una táctica a corto plazo -disminuir el riesgo político que trae aparejado un año electoral, en especial cuando Mindlin es un empresario muy cercano al presidente Mauricio Macri- y una estrategia a largo y mediano plazo, que es la de fortalecer la operación de Pampa Energía a Chile. Es que Pampa consiguió cerrar en un solo contrato exportaciones al país trasandino por 730 millones de metros cúbicos a la generadora chilena Colbún. Es el mayor volumen acordado en un solo contrato. Si bien aún no se fijó el plazo límite, los envíos se establecieron en un máximo diario de 2 millones de m3.

Lo cierto es que las últimas medidas del Gobierno -congelamiento de precios, tarifas y dólar atrasado hasta las elecciones- aceleraron la nuevas líneas de negocio que buscan ahora atar las ganancias de la empresa a una moneda dura. En este contexto es central la operación de exportaciones a Chile, ya que el gas se venderá a u$s4,2/MM BTU, apenas 0,2 centavos de dólar por encima del precio promedio ponderado al que todas las distribuidoras (menos Camuzzi Gas del Sur) comprarán el gas a las productoras para el período que va de octubre 2018 a abril de 2019. Precio que ahora no podrá ser trasladado a la tarifa del servicio público.

¿El sueño terminó?

En rigor, Edenor fue una de las compañías mas favorecidas por las decisiones de política económica en los últimos dos años. En 2018, un año en donde el PBI cayó 2,5% y el PBI per capita 3,3%, la empresa de Mindlin se alzó con $3.256 millones y ganó cerca de $4.000 millones en 1 año y 9 meses de vigencia de tarifazo pleno, ganancias que dadas las circunstancias de congelamiento, ven poco repetibles.

Así las cosas, y en un contexto de volatilidad del peso y en donde los futuros del dólar se negocian para octubre a 54 pesos y el riesgo país supero los 829 puntos, los estrategas de la empresa habrían decidido un territorio más seguro y determinaron un modelo de negocios menos expuesto a los vaivenes de la demanda local y sus regulaciones. Seguridad que, en años electorales, están expresadas en dólares y moneda dura.