E Gobierno nacional solicitó al Banco Interamericano de Desarrollo ( BID) un préstamo de u$s200 millones para implementar la segunda fase del Programa de Apoyo a Reformas de Transparencia e Integridad de la Gestión Pública, a fin de ampliar el acceso a la información; consolidar regímenes de conducta ética de los funcionarios; y fortalecer las regulaciones y mecanismos referidos a las contrataciones de obras, compras y empleo público.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, demandó el financiamiento en una carta dirigida al titular del BID, Luis Alberto Moreno, tras destacar el "antecedente satisfactorio" del primer crédito, obtenido en 2017 también por u$s200 millones.

La segunda etapa del programa, anticipó Dujovne, se desarrollará "en forma consistente con las políticas y objetivos sectoriales de modernización del Estado, desburocratización y acciones de transparencia y fortalecimiento institucional para luchar contra la corrupción".

También se buscará "incrementar la efectividad del sistema financiero y reducir los costos de transacción".