Inmersa en una crisis muy profunda, la industria textil ûnada menos que en la apertura de la feria sectorial- anunció que su producción caerá el 9% en este año frente al año pasado, y que en el último trimestre se perderán más puestos de empleo.

El presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim, afirmó en conferencia de prensa antes del inicio de la feria Pro Textil que se realizó ayer en el hotel Hilton, que el sector está "en un momento muy malo". "Estamos preocupados por la crisis pero esperamos que esto pase", enfatizó. Remarcó que se vive una coyuntura de "no competitividad sistémica, por factores como las altas tasas, la carga tributaria, el costo de la energía", y que los precios de las fábricas nada tienen que ver con "los precios no competitivos que se observan en el retail".

El vicepresidente de la entidad, Jorge Sorabilla, apuntó que "el mercado interno está diezmado" y que "hay que estabilizar la macro pero junto a la capacidad de compra de los consumidores", y se que lamentó de que el Gobierno "no lo está sabiendo hacer". En los últimos 30 días, aumentó un 50% la cantidad de cheques rechazados, y la demanda es la mitad en comparación con los meses de mayo o junio.

"Con estas condiciones va a haber más despidos, más suspensiones en el sector, no hay indicios de que esto vaya a mejorar", dijo Yeal Kim. De acuerdo con datos de Pro Tejer, entre junio de 2018 y diciembre de 2015 la destrucción generalizada del empleo industrial alcanzó a más de 80 mil puestos de trabajo formales, y en lo que hace puntualmente a la cadena de valor textil indumentaria, fueron 13 mil. Si a esto se suma el empleo informal, sólo el sector textil perdió 30 mil puestos de trabajo en dicho período.

La entidad informó que durante los primeros siete meses de 2018 el sector textil registró una caída de su nivel de actividad del 8% interanual. Desde 2015, la producción se precipitó 16,4% y el eslabón de la confección registró una disminución de 17,2%. En los primeros ocho meses de 2018 el uso de capacidad instalada industrial del sector se ubica en un promedio del 54%, mientras que en 2017 era de 61% y de 68% en 2016.

Otro de los grandes problemas que identificaron los referentes de la industria textil es la pérdida de competitividad frente a las importaciones. Según la cámara, en 2017 alcanzaron las 264 mil toneladas, lo que implicó un aumento del 8,1% respecto de las importaciones registradas en 2015. En tanto, durante los primeros siete meses de 2018 las importaciones totales se incrementaron un 9,9% en toneladas respecto del mismo período del año anterior.

Asimismo, Kim destacó que la devaluación protege a la industria nacional, pero que se necesitan políticas destinadas al consumo, aunque dejó en claro que un incremento de la inflación licúa cualquier tipo de cambio. El único dato positivo en este aspecto es que "desde el retail nos están llamando, están sonando los teléfonos, porque los bienes importados son más caros", afirmó Sorabilla. En la conferencia, participaron también directivos como Pedro Bergaglio, Ariel Échale y Luciano Galfione.

Más notas de

Francisco Martirena

Negociarán congelar precios de alimentos de la canasta básica hasta fines de marzo

Se espera la renovación del plan el 7 de enero

La confección de ropa se hundió 10,9%

Se paralizó ayer el tribunal máximo de la OMC

Disuelven la OA en el medio de una guerra comercial mundial

El Gobierno pidió a laboratorios bajar y congelar precios de los medicamentos

Laboratorios nacionales y extranjeros, bajo la lupa oficial

Controlarán el precio de las importaciones para proteger la industria

Las garantías de importadores volverán a ser en efectivo

A pesar de la promesa, Macri no certificó la deuda a automotrices por $1.100 millones

Negocian que el Ahora 12 tenga tasa cero para recomponer el consumo

Negociarán que Ahora 12 no tenga tasa de interés

Fernández revisará el acuerdo Mercosur-UE en 2020

El acuerdo Mercosur-Unión Europea, condenado a reformularse

Inflación en CABA: 5,8% en noviembre

Fernández endurecerá controles a las importaciones

El nuevo Gobierno buscará eliminar la importación competitiva