La supercosecha en Estados Unidos, que se espera para noviembre próximo sigue dejando al mercado sin respiro. La gran expectativa de volumen impacta de lleno en el precio futuro que cerro ayer en los u$s256 la tonelada, siendo el valor más bajo de la serie. Esto viene afectando el volumen de operaciones de los contratos a mayo de 2019 que a la fecha registran una caída del 76% respecto del año pasado.

Los datos publicados por el Ministerio de Agroindustria dan cuenta que al 22 de agosto pasado el volumen negociado del ciclo 2018/2019 es de 249.000 toneladas mientras que la del 2017/2018 en el mismo lapso de tiempo fue de 1.049.500 toneladas. Las más de 800.000 toneladas de diferencia son consecuencia de la buena perspectiva que entiende el mercado existe hoy con la cosecha norteamericana.

Según el servicio de asesoramiento del Pro Farmer, la producción sojera de Estados Unidos tendrá un récord de 127,45 millones de toneladas, superando el pronóstico del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) que estimó 124,8 millones de toneladas.

Para el analista de la corredora Futuros y Opciones (FyO), Dante Romano "los actuales precios no son aceptados por el productor y más cuando éstos arrancaron en los u$s310 en plena cosecha, y hoy se paga en u$s256 la tonelada. Se trata de un valor que directamente frena la venta".

El experto remarcó que el problema se centra en la gran producción norteamericana dado que el conflicto entre EE.UU. y China ya está incorporado en el precio.

Romano explicó que la guerra comercial también afecta al valor disponible dado que "al tener EE.UU. su soja más barata, las fábricas de harina y aceite de soja tiene un mejor margen de ganancia mientras que ese margen es malo en Sudamérica. Lo que hace que las fábricas locales se alejen de la plaza local y se paralicen las ventas".

Vale recordar que tanto Estados Unidos, Brasil y Argentina, le venden todos al mismo precio y al mismo mercado: China.

Si bien el productor entiende y está acostumbrado a la alta volatilidad, sabe que hay tiempo para que se recuperen los valores externos de acá a la siembra que arranca en octubre próximo. Después de eso dependerá del clima local con lo cual habrá una nueva volatilidad.

En el corto plazo se puede ver que la soja en Chicago sigue a la baja. Ayer terminó cotizando en los u$s301 la tonelada. Lo que marco una baja del 1,6 por ciento. El valor de ayer está a dos dólares de tocar los u$s299 visto el 13 de julio pasado.

Los operadores además miran con atención a los agricultores brasileños que comenzarán las labores de siembra en unas pocas semanas, con la expectativa de una expansión en la superficie que podría impulsar la oferta mundial.

Hoy en el campo restan por negociarse 9,4 millones de toneladas que se suponen no llegaran hasta noviembre. A valores FOB representan ingresos por mas de u$s3.400 millones. Es sabido que el ingreso de divisas empezará a caer a partir de agosto producto de las pocas ventas por parte del productor.