En conferencia de prensa, el ministro de Transporte Mario Meoni anunció que a partir de mayo el aeroparque Jorge Newbery volverá a ofrecer arribos y salidas hacia los países limítrofes, que el gobierno anterior había derivado en su totalidad a Ezeiza, al tiempo que advirtió que el Estado podría hacerse cargo de la terminal de ómnibus de Retiro.

"Vamos a tomar medidas en los próximos 60 días. Mi idea es hacer una nueva licitación", afirmó el funcionario nacional, quien adelantó: "Si hay un margen jurídico para intervenirla, lo haremos".

En ese sentido, Meoni reconoció que "no nos gusta en cuanto a la limpieza, la eficiencia y la seguridad", pero aclaró que "tenemos que ser muy responsables porque el derecho no siempre acompaña al estado y cuando esto ocurre el que paga es el estado y los argentinos".

"Estamos analizando jurídicamente qué decisión se tomará" en la terminal, resumió. La misma está en manos de Néstor Otero, dueño de la empresa TEBA desde 1993.

En cuanto al regreso de los vuelos regionales a Aeroparque, el ministro de Turismo Matías Lammens precisó que "más del 60% de los turistas extranjeros son de países limítrofes", por lo que se espera que unas 500.000 personas se verán beneficiadas por esta medida.

La medida fomentará el turismo receptivo porque un pasajero que llega al país no necesitará cambiar de aeropuerto para conectar con todas las provincias del interior.

Fuentes gubernamentales indicaron que los episodios del fin de semana pasado que alteraron el normal funcionamiento del Aeropuerto de Ezeiza por las demoras en los trámites migratorios, sirvieron como puntapié para la discusión que derivó en esta resolución de la ANAC, que permitirá que vuelvan a operar en Aeroparque vuelos desde y hacia Brasil, Chile, Bolivia y Paraguay.