El economista Emmanuel Álvarez Agis se mostró optimista en que Argentina podrá reestructurar pronto los USD66.200 millones de deuda externa. "Los bonistas van a aceptar la oferta", afirmó. Sin embargo, advirtió que, pese a una resolución del frente financiero, la economía real tiene perspectivas muy complicadas ya que "el shock del coronavirus es más grave que la crisis del 2001".

El ex viceministro de Economía de Axel Kicillof y actual director de la consultora PxQ habló acerca de la renegociación de la deuda y las perspectivas de crecimiento económico al participar de la segunda jornada de "3 Días con BYMA", un evento de la Bolsa de Comercio.

Para el economista, cómo se resuelva el acuerdo con los acreedores externos va a ser "determinante" en la velocidad de recuperación económica que pueda tener la Argentina en la etapa post Covid-19. "Un default es más riesgoso para un Gobierno que una mala inversión para un fondo; está sufriendo más Argentina que BlackRock", remarcó Álvarez Agis.

El director de la consultora PxQ remarcó que el valor presente neto (VPN) para la nueva deuda que propone el Gobierno de Alberto Fernández es de USD53,5 por lámina de USD100, mientras que los bonistas más duros exigen USD56,5. "¿Ustedes creen que un bonista no va a acordar con el Gobierno por esa diferencia de USD3 sabiendo que si no hay acuerdo esto va a un `hard default´ (una cesación de pagos dura) y los bonos se pueden ir a un valor de USD25?", preguntó.

Y se respondió: "Mi impresión, mi diagnóstico, mi riesgo es que no, que los bonistas van a aceptar la oferta del país, de 53,5. Yo entiendo que esto va a ser un acuerdo, fundamentalmente si se terminan de arreglar algunas cuestiones legales, como la cláusula Pac-Man".

Como contó BAE Negocios, el Gobierno analiza los últimos cambios contractuales reclamados por los tres grupos de bonistas al contrato 2016 a cambio de descartar la escritura 2005, que da más herramientas para litigar conta el país, para los bonos Globales emitidos por Mauricio Macri. La intención del Ejecutivo es dar una concesión legal para intentar lograr que los fondos más hostiles, liderados por BlackRock, acepten la propuesta económica.

Despejado el problema de contrato 2005, el principal punto en cuestión pasa por los límites a la estrategia Pac-Man que exigen los bonistas. Esta consiste en una serie de canjes sucesivos a través de las cláusulas de reasignación que incluyó el ministro Martín Guzmán. Se trata de un instrumento que permite excluir del canje algunas series de bonos en caso de que en ellas no se alcancen las mayorías que imponen las cláusulas de acción colectivas (CAC). Los fondos quieren guardarse para sí la llave del acuerdo.

Respecto al futuro del país Álvarez Agis planteó: "Soy optimista en lo financiero, pero pesimista en lo que tiene que ver con la economía real. En 2021 vamos a poder decir que tenemos un buen Gobierno si nos vamos a la mitad de déficit fiscal, alcanzando los 4 puntos".

"Estamos transitando el peor shock macroeconómico en la historia mundial y Argentina no va a ser la excepción. El coronavirus es más grave que la crisis del 2001. Sin embargo, no estamos en el nivel de gasto público más alto en la historia de nuestro país. Gastaba más Macri en el 2017", explicó el exfuncionario nacional.