En tiempos de emisión monetaria récord, el Gobierno llamó a una licitación internacional para abastecerse de billetes de 500 pesos con el fin de evitar un posible faltante de circulante, trascendió hoy de fuentes de la Casa de la Moneda.

La licitación fue convocada por la Casa de Moneda el 7 de julio último, luego de que el gobierno decidiera suspender la emisión de billetes de nueva denominación de 5.000 pesos.

El Banco Central había hecho el pedido a la Casa de la Moneda sobre la base de cálculos de su equipo de técnicos, para que no falten billetes en el mercado y había solicitado recibir los nuevos billetes de 5.000 pesos entre junio y septiembre por 200 millones.

El presidente Alberto Fernández ordenó suspender la emisión de los nuevos billetes, con lo que se decidió convocar a la licitación para evitar el posible faltante de billetes.

El gasto de la importación y los detalles de la licitación

La importación representa un gasto más alto para el Estado, pero le permitirá a la Casa de la Moneda dedicarse a la impresión de los billetes de 1.000 pesos. Aunque, según reporta el diario La Nación, está casi cerrada una importación de billetes con la figura del hornero desde Brasil. 

Sin embargo, fuentes del Gobierno le explicaron al medio Infobae que por el momento eso no será necesario porque la Casa de la Moneda está trabajando “normalmente”. “La imprenta de la Casa de la Moneda están a su máxima capacidad imprimiendo billetes de $1.000 y de $200, por ahora no hace falta realizar ningún pedido”, explicaron.

En la licitación internacional por 250 millones de billetes de 500 pesos, la Casa de Moneda aclara que dará provisión del sustrato y las tintas y el pedido incluye la primera entrega por 100 millones en agosto, otra igual en septiembre y otros 50 millones en octubre.

Si bien el documento le da prioridad a las empresas de origen nacional por la Ley de Compre Argentino, no hay firmas en el país que tengan la capacidad de proveer esa cantidad de billetes en el corto plazo.

Pedido by BAE Negocios on Scribd

La Casa de Moneda espera que la licitación se adjudique aproximadamente en una semana y rechazó el pedido de empresas interesadas en proveer los billetes de alargar los plazos de entrega, debido a la urgente necesidad de abastecimiento.

Muchos países por la crisis sanitaria llevan adelante políticas monetarias expansivas y mandaron a imprimir más billetes, y los bancos centrales tienen problemas para abastecerse. La Casa de la Moneda tiene convenios con Chile y Brasil para abastecerse, pero ambas opciones fueron descartadas por los altos costos.

Además, la cuarentena cambió los hábitos de los argentinos con el dinero físico. Se duplicó la cantidad de efectivo que se demanda, señaló días atrás Jorge Brito, presidente del Banco Macro, por Radio Rivadavia. Y pidió que se emitieran billetes de mayor denominación, especialmente para evitar problemas serios "en los próximos meses, cuando haya que pagar los aguinaldos en diciembre".

La situación se agravó porque en las dos plantas de impresión que tiene el organismo se presentaron casos de coronavirus, lo que obligó a la Casa de la Moneda a suspender la impresión de billetes por varios días.