Las exportaciones de automóviles no tendrán retenciones para el caso de las automotrices que muestren un incremento de sus ventas al exterior, de acuerdo con una resolución adoptada esta tarde por el Gobierno nacional tras una reunión mantenida con empresas del sector.

"El nuevo esquema diseñado para 2021 apunta a no aumentar la alícuota pagada durante 2020 que se mantendrá en 4,5% y llevar a 0% lo abonado por las exportaciones incrementales”, explicó el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias.

La medida busca promover las exportaciones y la decisión se adoptó en el marco de un encuentro entre funcionarios del  Ministerio de Economía, de Desarrollo Productivo, Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto con los representantes de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).

Además de Arias, participaron los secretarios de Política Económica, Fernando Morra; Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, y de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme.

Por ADEFA estuvieron presentes su titular, Daniel Herrero; los vicepresidentes Thomas Owsiansky y Cristiano Rattazzi; el secretario Martín Galdeano, y el director Ejecutivo de la entidad, Fernando Rodríguez Canedo.

En un comunicado, el ministerio de Economía recordó que "en 2018, los productos de la industria automotriz estuvieron alcanzados por una alícuota de 12%, con un límite en pesos argentinos de $3 por cada dólar exportado". "Ese sistema implicaba en su inicio una alícuota efectiva del 8%. Durante 2019 y 2020, las alícuotas efectivas abonadas fueron, en promedio, del 6% y 4,5%, respectivamente", explicó el Palacio de Hacienda.

Por su parte, el secretario de Política Económica sostuvo que “la pandemia y crisis global determinó que 2020 fuera un año de exportaciones bajas en casi todos los sectores. La definición de las exportaciones 2020 como umbral de acceso al beneficio de retenciones 0% es una señal clara que promoverá las inversiones necesarias para impulsar las exportaciones de una industria fundamental en la estructura productiva nacional”. Es decir que partiendo de un piso bajo, los derechos de exportación no alcanzarán a buena parte de las ventas de autos al exterior, en caso de que se normalicen en el 2021 a los niveles previos a la pandemia.

“El Gobierno y el sector privado se encuentran, en paralelo, trabajando en el diseño de un proyecto de Ley para la promoción de inversiones en el sector automotriz que establezca reglas de juego claras y de largo plazo que potencie la producción, las exportaciones y el empleo. Resulta prioritario el efectivo incentivo a las exportaciones con alto valor agregado para la recuperación económica de la post-pandemia”, adelantó.

A su turno, Schale afirmó: "La decisión del Gobierno de llevar a cero por ciento las exportaciones incrementales de nuestras terminales automotrices marca la centralidad que ocupa esta cadena de valor en la política industrial. Es una política industrial que tiene como objetivo consolidar al país como una plataforma de exportación automotriz, promover las inversiones en todos los eslabones del complejo y fortalecer al entramado autopartista nacional con instrumentos que alienten a una mayor integración de partes nacionales en las unidades producidas en el país".

De la reunión también participaron la subsecretaria de Tributación Internacional, Mariana Rivolta; su par de Programación Regional y Sectorial, Josefina Grosso, ambas del Ministerio de Economía, y la subsecretaria de Industria del Ministerio de Desarrollo Productivo, Julieta Loustau