Los gobiernos nacional y bonaerense acordaron con organismos multilaterales créditos por USD280 millones para realizar obras de agua y cloacas en el conurbano, Bahía Blanca y Gran La Plata.

El paquete está conformado por un préstamo de USD30 millones firmado por el secretario de Asuntos Estratégicos de presidencia, Gustavo Béliz, y su segundo, Christian Asinelli, con Fonplata, para llevar agua potable y desagües cloacales en barrios populares de los 24 municipios que circundan la Capital Federal. Según se informó oficialmente, permitirá generar 1.800 empleos, que serán cubiertos por los propios habitantes de esas zonas que se encuentren desocupados o se desempeñen en la informalidad.

El crédito será amortizado en 12 años a través de cuotas semestrales y consecutivas y tendrá un período de gracia de tres años, al tiempo que será ejecutado por Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA).

Por su parte, la administración de Axel Kicillof cerró con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) la reactivación de un préstamo firmado en el 2018 por USD119 millones "para mejorar la eficacia y provisión de agua potable" para los partidos de La Plata, Berisso y Ensenada, a través de la construcción de un nuevo sistema de potabilización complementario al existente.

Al mismo tiempo, habrá otros USD130 millones a partir de un financiamiento firmado en marzo, en este caso para asegurar el abastecimiento de agua confiable a la población y la industria de la ciudad de Bahía Blanca y nueve localidades aledañas, a través de la construcción de un nuevo sistema de abastecimiento de este servicio.

Por otro lado, en Salta el Banco Interamericano de Desarrollo ( BID) aportará USD97 millones para construir una nueva planta depuradora de líquidos cloacales, en el sur de la capital provincial.

En ese sentido, la secretaria de provincias del ministerio del Interior, Silvina Batakis, planteó en un encuentro con empresarios que "la primera inversión fuerte" pospandemia por parte del Gobierno nacional será un "plan de desarrollo de infraestructura" productiva. De esta manera, la funcionaria confirmó que la obra pública será una de las patas principales del plan de reactivación una vez que se levante la cuarentena.