El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires publicó este miércoles resultados de encuestas que señalan que en el 68% de los hogares se cocinó más que lo habitual y el 76,8% se animó a una receta nueva. El "efecto cuarentena" significó más pan y pastas, menos carnes, huevos y frutas.

El relevamiento fue realizado por el programa BA Capital Gastronómica de manera online a a adultos de la Ciudad. Las preguntas fueron sobre hábitos alimentarios y de consumo en el contexto del aislamiento social preventivo y obligatorio. 

El grupo de panificados, pastelería y galletas es el que mayor incremento presenta (37,1% de los hogares, sobre todo en los hogares con NNYA en un 45,7%), verduras (28,1%) y por último, cereales y pastas (25,6%).

Los grupos de alimentos que más se redujeron fueron las carnes y huevo (29,3%) y frutas (27,1%). Estas últimas, casualmente, fueron las que más aumentaron en la primera quincena de junio. Como informó BAE Negocios, el costo de la canasta alimentaria se disparó un 5,71% en en ese tiempo, y la suba estuvo impulsada por el fuerte incremento en los precios de frutas y verduras, que treparon 11,68%. 

El formulario de la encuesta fue enviado por mail a vecinos respondido por 3.726 personas de entre 18 y 90 años, con un promedio de edad de 51 años, donde 74% fueron mujeres y 26% hombres.

De todos modos, a pesar del aumento de los panificados y pastas, los porteños siguen considerando que mantienen una dieta saludable: "La mayoría de los encuestados (80,5%) considera que la alimentación en su hogar es bastante saludable o muy saludable. Dentro del tipo de hogar, la categoría muy saludable fue dos veces más frecuente en hogares unipersonales (21%) que en aquellos en los que habitan niños, niñas y adolescentes (10,4%)", explicó el informe.

En el 68% de los hogares la práctica de cocinar se incrementó, en el 26,4% se mantuvo igual que antes y en el 5,6% se redujo. El 76,8% realizó al menos una receta nueva durante este período, dice la encuesta.

"El tipo de hogar que más aumentó la práctica de cocina fue el de adultos con niños, niñas y adolescentes (NNYA) (73,9%). Mientras tanto, un 65,4% afirma consumir menos que antes comidas elaboradas fuera del hogar", precisó el informe.

De acuerdo esos datos, sólo en alrededor de la mitad de los hogares se mantuvo el consumo de leche, yogur y queso (52%); carnes y huevo (50,3%); verduras (47,9%); frutas (46%) y cereales y pastas (49,3%).

Cerca de la mitad de las personas encuestadas vivían en hogares compuestos por al menos dos adultos, sin niños/as ni adolescentes, mientras que los barrios que más respondieron fueron Palermo (7,9%), Caballito (7,1%), Belgrano (6%), Almagro (5,3%) y Recoleta (5%).

La compra de alimentos

En cuanto al tipo de comercio, la compra de alimentos se realiza principalmente en comercios barriales (73,2%) y en supermercados (62,5%), seguidos por hipermercados (10,3%) y mayoristas (5,6%).

El 86% compra los alimentos de manera presencial, el 21,7% lo hace online y el 8,7% por vía telefónica. En relación a la frecuencia de compra de alimentos, el 57,7% la realiza una vez por semana o menos, el 38,6% compra entre 3 y 6 veces por semana y el 3,8% compra todos los días.

Ante la consulta sobre las prioridades a la hora de elegir alimentos, el 72,4% prioriza el precio, el 51,4% la calidad, el 35,2% los gustos familiares y el 31,1% que sean saludables.