El presidente Alberto Fernández admitió que llegó "el momento" para descongelar las tarifas de servicios públicos, pero, al mismo tiempo, anunció el envío al Congreso de un proyecto de ley para "desdolarizar definitivamente" los precios de la luz, el gas y otros servicios.

"Las tarifas deben ser justas, razonables y asequibles, permitir la sustentabilidad productiva y la justicia distributiva. La pesadilla de tener que decidir entre alimentarse o pagar los servicios públicos, la incertidumbre permanente de no saber cuánto iba a venir de luz y gas ha llegado a su fin", afirmó el Presidente, durante su discurso ante la Asamblea Legislativa.

Desdolarización de tarifas

Al inaugurar el período de sesiones ordinarias de este año, el Presidente remarcó: "Que los costos fijos que representan esas tarifas en millones de familias argentinas repercutan cada vez menos en el poder adquisitivo de cada una de ellas".

Dijo que en ese proyecto declarará "la emergencia de los servicios públicos y regulados con el objetivo de desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos a una economía en la que los ingresos son en pesos".

Señaló que el objetivo del gobierno es que a partir del próximo año las tarifas de los servicios públicos estén vinculadas al ingreso de la población, pero no precisó si seguirán congeladas durante 2021. 

Explicó que "la conformación de los nuevos cuadros tarifarios va a demandar meses".

Descongelamiento de los servicios

El Presidente agregó que "hasta tanto podamos formular una nueva revisión tarifaria integral creo importante marcar un sendero en el precio de las tarifas de luz, gas y otros servicios para el próximo año y que estén vinculadas al ingreso de la gente".

"Desde el día que llegué y hasta hoy mismo, he ordenado el congelamiento de tarifas. He cumplido mi palabra. Ahora llega el momento de regularizar el sistema tarifario que estuvo congelado todo este tiempo", señaló aunque sin precisar si este año habrá ajustes.

En los últimos meses de 2019, Fernández, al igual que el ministro de Economía Martín Guzmán, ya había anticipado su intención de comenzar a descongelar las tarifas durante los primeros meses de 2021, en el marco de los reajustes fiscales que el Gobierno quiere realizar para encauzar la renegociación de la deuda con el FMI.

Aunque se había especulado con la posibilidad de que el descongelamiento fuera pospuesto luego de que Cristina Kirchner reclamara, en de diciembre pasado en el acto del Frente de Todos en el Estadio Único de La Plata, que en 2021se alinearan "precios, jubilaciones, salarios y tarifas", ahora el Presidente reafirmó la iniciativa.

De todos modos, el Gobierno dejó trascender en los últimos meses que estudia la posibilidad de desdoblar el precio de las tarifas, para seguir subsidiando el pago de las mismas en los sectores de bajos recursos, algo que el propio Fernández dio a entender este lunes cuando habló de que su precio esté atado "al ingreso de la población".

"He dicho una y mil veces que las tarifas deben corresponderse con las necesidades y capacidades de nuestra gente. Mi objetivo final es poder lograr tarifas diferenciales según la capacidad patrimonial de quien recibe el servicio. El propósito último es que los subsidios del Estado solo amparen a los que lo requieren" agregó el Presidente en ese sentido, y señaló que el gobierno busca que "los costos fijos que representan esas tarifas en millones de familias argentinas, repercutan cada vez menos en el poder adquisitivo de cada una de ellas".

Las audiencias

Las tarifas están congeladas desde marzo del año pasado, y ya se convocó a dos audiencias para discutir las tarifas de gas, para el 15 de marzo, y un día después para las de los servicios de transporte y distribución.

Las audiencias son el paso legal previo y obligatorio para definir un aumento tarifario, aunque son sólo informativas y no son vinculantes con la política tarifaria.

Las tarifas durante el gobierno de Macri

En su discurso, criticó la política tarifaria del anterior gobierno, al señalar que "entre 2016 y 2019 el aumento de las tarifas de luz y de gas se convirtieron en un verdadero martirio para los argentinos".

"Las empresas productoras, transportadoras y distribuidoras obtuvieron cuantiosas ganancias que en muchos casos acabaron en el bolsillo de los accionistas sin que el Estado les exigiera un plan de inversiones para sostener la calidad de los servicios", expresó ante la Asamblea Legislativa.

Dijo que si este gobierno continuara con la política del anterior "el gas debería haber aumentado un 80% en octubre de 2019 y debería aumentar un 130 % en abril de este año. La electricidad, por su parte, debería aumentar un 168 % en el próximo mes de abril".

Durante la presidencia de Mauricio Macri, las tarifas del gas y la electricidad fueron dolarizadas, lo que derivó en aumentos de hasta el 3.000% para algunos sectores en esos cuatro años. Sin embargo, fueron congeladas por aquel gobierno luego de su derrota en las PASO de 2019, situación en la que se mantienen hasta la actualidad.