Ante el avance de la pandemia del coronavirus, el Fondo Monetario Internacional ( FMI) recomendó a sus países miembro, entre ellos Argentina, aplicar estímulos fiscales, aumentar el gasto en salud pública y preservar la estabilidad financiera. Además, aseguró que está en condiciones de "desplegar su desembolso flexible para ayudar a los países con necesidades urgentes de balanza de pagos".

La titular del organismo crediticio, Kristalina Georgieva, consideró necesario "aumentar la confianza y proporcionar a la estabilidad a la economía global", frente a la incertidumbre generada por la expansión del virus en todo el mundo.

"Las medidas de contención, combinadas con un monitoreo temprano, disminuirán la tasa de infección y la propagación del virus. Los Gobiernos deberían continuar y ampliar estos esfuerzos para llegar a las personas más afectadas y empresas", indicó la directora general del Fondo.

Y añadió: "Más allá de estas acciones positivas de los países de manera individual, a medida que el virus se propaga, el caso para un estímulo fiscal global coordinado y sincronizado se hace cada vez más fuerte".

En cuanto a la política monetaria, consideró que los bancos centrales deberían "aliviar las condiciones financieras y garantizar el flujo de crédito para la economía real".

Georgieva planteó que "ayer, los principales bancos centrales tomaron medidas coordinadas decisivas sobre la flexibilización monetaria y apertura de líneas de intercambio para disminuir las tensiones del mercado financiero mundial. En el futuro, puede ser necesario cambiar las líneas a las economías de mercados emergentes".

"Por lo tanto, la acción política de los bancos centrales en los mercados emergentes y las economías en desarrollo necesitarán equilibrar el desafío especialmente difícil de abordar las reversiones del flujo de capital y los productos básicos choques", agregó el Fondo.

También resaltó que "en tiempos de crisis, como en la actualidad, las medidas de manejo pueden complementar útilmente la tasa de interés y otras políticas monetarias comportamiento".

En este marco, el FMI propuso a los países "mantener el equilibrio entre preservar la estabilidad financiera, mantener la solidez del sistema bancario y actividad económica sostenida".

Por último, Georgieva aseguró que el organismo que conduce "está listo" para movilizar su capacidad de préstamo de 1 billón de dólares para ayudar a los países miembros.

"Como primera línea de defensa, el Fondo puede desplegar su desembolso flexible para ayudar a los países con necesidades urgentes de balanza de pagos", sostuvo Georgieva.