El Director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Alejandro Werner, advirtió que Argentina fue exceptuado del informe de expectativas para América Latina y el Caribe que se difundió hoy por la "incertidumbre" política.

"Decidimos esperar dado el inicio del nuevo gobierno. Creemos que las definiciones económicas de las próximas semanas van a ayudar a reducir la incertidumbre para dar un pronóstico más certero en abril", justificó.

De esta manera, el organismo mantuvo sus predicciones que realizó en octubre pasado cuando aseguró que el país caerá 1,3% este año y mejorará 1,4% en 2021. Según el Fondo, la actividad económica de la Argentina se contrajo 2,5% en 2018 y cayó más profundamente, un 3,1% en 2019.

Luego de la reunión calificada como "productiva" entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, con representantes del Fondo para preparar la renegociación de la deuda pública; Werner consideró que lo mejor es "esperar a la primavera" para dar un análisis sobre el desarrollo de la economía argentina.

"En abril va a disminuir la incertidumbre, que es muy elevada, y va ayudar a la reactivación de las inversiones y de la producción", señaló.

Ante la pregunta de un periodista, consideró "especulativo" pensar que Argentina tiene que presentar un proyecto de reestructuración de la deuda que prometa "éxito" sobre la "sostenibilidad" del plan de pagos.

"En la reunión se afinó el calendario para el próximo viaje del equipo del FMI a Buenos Aires para continuar trabajando", se limitó a detallar. Además, aseguró que durante el encuentro con el jefe de la cartera económica no se habló sobre la deuda bonaerense con los tenedores del bono BP21.

Perpectivas en la región

El documento del FMI señaló que en 2020 la región de América Latina y el Caribe crecerá un 1,6% y que en 2021 avanzará un 2,3% "impulsado por una reactivación gradual del crecimiento mundial y de los precios de las materias primas, un continuo apoyo de la política monetaria, una menor incertidumbre en torno a las políticas económicas, y una recuperación paulatina de las economías estresadas".
 
"Sin embargo, también hay importantes riesgos a la baja. Mientras los riesgos externos se han moderado gracias a una relajación sincronizada de la política monetaria a escala mundial y a la firma de la primera fase del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, los riesgos nacionales y regionales se han agudizado", advirtió el informe.

Y aclaró: "Las tensiones sociales podrían extenderse a otros países en la región, mientras que la tercera incertidumbre acerca de las políticas económicas podría aumentar aún más debido al aumento de las tensiones sociales y las desviaciones de las políticas económicas".

En cuanto a los consejos para impulsar el desarrollo económico, el Fondo sugirió "reactivar el crecimiento y hacerlo más inclusivo, manteniendo la estabilidad macroeconómica" en tanto que pidió "fomentar la competencia" para evitar los monopolios; "abordar la corrupción", para ayudar a la "representatividad de los sistemas políticos"; una política fiscal que "respalde el crecimiento";  ampliar la "red de protección social y mejorar la calidad de los bienes y servicios públicos".

"La política monetaria puede seguir siendo acomodaticia para apoyar el crecimiento, dado que las perspectivas de inflación son estables, las expectativas inflacionarias están bien ancladas y las tasas neutrales están descendiendo en todo el mundo", aclaró.

El organismo estimó para 2020 un crecimiento del 2,2% para Brasil; un 1% para Chile; un 3,5% para Colombia; 3,3% para Perú; tendencia negativa para Venezuela; un 1% para México y un 3,2% para América Central, Panamá y la República Dominicana.