El Fondo Monetario Internacional ( FMI) insistió en que las negociaciones con Argentina sólo apuntan a un acuerdo de pago a 10 años, a pesar de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca alternativas para lograr extender el plazo de la mano del nuevo Fondo de Resiliencia.

Gerry Rice, vocero del organismo multilateral, remarcó que avanza hacia un acuerdo de Facilidades Extendidas (EFF, por sus siglas en inglés), con plazo límite de 10 años, al tiempo que el Gobierno pretende alcanzar con el FMI un acuerdo con menores tasas de interés y plazos de pago mayores.

Gerry Rice, portavoz del FMI

“Las discusiones se dirigen a un programa bajo lo que llamamos un acuerdo de Facilidades Extendidas”, afirmó Rice en una conferencia de prensa este jueves. Aún así, destacó que las conversaciones avanzan por buen camino.

Guzmán planteó la posibilidad de cerrar primero un acuerdo de Facilidades Extendidas a 10 años y, si es posible, pasar al Fondo de Resiliencia, una línea de crédito nueva con mejores condiciones y un mayor plazo de repago. Sin embargo, Rice descartó que se amplíe el límite o se pueda acordar algo distinto.

Rice evitó dar una fecha para el nuevo acuerdo, pero resaltó que la reunión en Venecia entre Guzmán y la directora del FMI, Kristalina Georgieva, fue "muy productiva". "Las conversaciones fueron muy productivas: nuestra meta es ahondar en el trabajo necesario para desarrollar el programa de ayuda apoyado por el Fondo", señaló.

La posibilidad de ingresar al Fondo de Resiliencia que prepara la administración del organismo es una cuestión “aparte”, que se podría evaluar cuando ese nuevo programa esté listo, dijo.

Georgieva y Guzmán en Venecia

A fines de agosto el Fondo instrumentará la ampliación de los Derechos Especiales de Giro, por lo cual Argentina recibirá unos 4.300 millones de dólares, recordó Rice.

El portavoz explicó que la organización multilateral y el Gobierno argentino están ideando políticas para reforzar la recuperación y la estabilización económica del país y la generación de empleo, consignó la agencia de noticias EFE.

"Se ha realizado progreso en tres ámbitos: identificar opciones para desarrollar un programa de capitales internos, movilizar ingresos fiscales internos y reforzar la resiliencia externa de Argentina", detalló.

Extensión de plazos

Los estatutos del FMI sólo contemplan períodos de repago de hasta diez años, en el caso de los acuerdos de Facilidades Extendidas como el que busca Guzmán. Y si bien esto arrojaría un período de gracia de cuatro años y medio, implicaría fuertes desembolsos en los cinco años y medio siguientes, cuando también recaen los primeros vencimientos de la deuda privada reestructurada en 2020.

Es por eso que en Economía podrían utilizar los USD4.300 millones que llegarían en agosto en concepto de los DEG para cancelar los compromisos con el organismo de este año, mientras continúan las negociaciones para transformar el Stand-By en EFF, para luego acceder a la nueva línea que se crearía con el Fondo de Resiliencia, más “aggiornada” a la economía mundial actual, que también estará disponible para otras naciones en situación similar, con menores costos, y más plazos, tal como informó ayer BAE Negocios.

Deuda con el FMI

Desde el año pasado Argentina negocia con el FMI la refinanciación de la deuda tomada por el ex presidente Mauricio Macri en 2018, por un total de 56.300 millones de dólares. Las deudas a refinanciar ascendían a mayo pasado a 46.105 millones de dólares, según los últimos datos disponibles de la Secretaría de Finanzas de Argentina.

De acuerdo a lo pactado en 2018, Argentina deberá comenzar a cancelar el capital de los créditos recibidos a partir de septiembre próximo (cuando vence un pago de por 1.911 millones de dólares) y hasta 2024, pero el Gobierno sostiene que el país no tiene capacidad de pago.