El vocero del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Gerry Rice, ratificó que la reestructuración de la deuda argentina tendrá lugar dentro del marco normativo del organismo, por lo que volvió a negar la posibilidad de una quita. Además, contradijo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al remarcar que el acuerdo que se firmó durante el gobierno de Mauricio Macri no fue "ilegal" ya que "no hubo violación de las reglas", algo que también planteó aún desde antes de ser candidato Alberto Fernández y que el miércoles ratificó Martín Guzmán ante el Congreso.

"La quita no está permitida por los estatutos, y no sólo en el caso de la Argentina", explicó, explicó Rice durante una conferencia de prensa en Washington, mientras que en Buenos Aires una misión del FMI audita las cuentas públicas.

En este sentido, detalló que "la capacidad del FMI para reestructurar su deuda, para posponer los reembolsos, las recompras está limitada" por sus "marcos legales". "Eso no es noticia. Creo que todos saben que esa posición la hemos dicho antes y no solo en el contexto de Argentina, es una aplicación general", enfatizó.

Además, el directivo aseguró que el Fondo no violó sus estatutos al desembolsar 44 mil millones de dólares al Gobierno del expresidente Macri. "Puedo asegurar a todos que no hubo violación de la reglas del FMI", subrayó, al responder a las declaraciones de Cristina Kirchner, quien acusó al organismo de haber dado un préstamo "violando el estatuto".

"Dieron un préstamo violando el estatuto. Ahora escucho que no se puede hacer una quita al capital del Fondo porque su estatuto lo prohíbe. También prohíbe que se den préstamos para que se fugue el dinero ¿por qué vamos a hacer valer una prohibición y otra no? Apliquen el estatuto entero", cuestionó la expresidenta desde Cuba.

Por otra parte, Rice destacó que el diálogo con la administración de Alberto Fernández es "constructivo" y "muy activo". "Estamos absolutamente comprometidos a ayudar y apoyar al gobierno argentino y al pueblo argentino tanto como sea posible. Creemos que hasta ahora las discusiones han sido constructivas. Ese es el adjetivo que usaría en este momento", evaluó.

Al respecto, subrayó que el organismo multilateral de crédito comparte "los objetivos del Gobierno para estabilizar la economía y proteger a los más débiles con un crecimiento inclusivo".

También indicó que la misión que se encuentra en Buenos Aires, "liderada por Julie Kozac y Luis Cubeddu, se encontrará con el Ministerio de Economía, el Banco Central y otros organismos del Gobierno".

Si bien ahora el FMI le responde a Cristina Kirchner, tambié Alberto Fernández planteó varias veces sus dudas en torno a la deuda. Durante una reunión con el propio Rice antes de ser confirmado como candidato le preguntó "cuáles han sido las razones que han llevado al FMI a aprobar los créditos que ha otorgado al Gobierno de Mauricio Macri y a avalar su política monetaria y cambiaria”, según aseguró el propio Fernández. Y agregó que el crédito otorgado a Argentina realiza una “abierta violación a lo dispuesto por Artículo VI del Acta Constitutiva del FMI cuyo primer párrafo dispone que ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”.

El reproche del entonces precandidato fue porque el crédito stand by ascendía a la suma de USD57.000 millones y representaba más del 65 % del total de la cartera de préstamos de la entidad, lo que constitutía un hecho inédito no sólo en la historia del FMI, sino a nivel global.

Ahora, el ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó el miércoles en la Cámara de Diputados que "hay un creciente entendimiento mutuo" con el FMI, y sostuvo que ese organismo también tiene su parte de responsabilidad en la crisis económica que sufre el país.

"Esta es una crisis en que todas las partes tienen responsabilidad, la Argentina, el FMI y los bonistas, que decidieron apostar a un modelo que fracasó, cobrando una tasa más alta de la que deberían para cubrirse por si la cosa iba mal", evaluó Guzmán.

Para el funcionario, el crédito del FMI a Macri "no se utilizó en absoluto para aumentar la capacidad productiva del país sino para pagar deuda y para financiar la salida de capitales".