El Gobierno cerró ayer el registro de exportadores y de ese modo profundizó los rumores sobre un aumento de hasta tres puntos en los derechos de exportación en la soja. Los ruralistas buscarán hoy tener definiciones cuando por la tarde visiten al ministro de Agricultura Luis Basterra. Según pudo reconstruir BAE Negocios, se modificaría el porcentaje que tributa la soja, que en la actualidad es del 30%, trigo y maíz no sufrirían cambios y continuarían con el 12% actual.

Según la Ley de Solidaridad Social, el tope para la suba en soja es del 33%, y si se aplica en su totalidad al complejo sojero, representaría un ingreso extra para las arcas fiscales de unos USD500 millones, de acuerdo a distintas estimaciones privadas. En esta instancia, persisten algunas dudas con respecto sobre si se aumentará este impuesto para los subproductos de la oleaginosa. También se analizan rebajas en este impuesto para las economías regionales, en donde el dato es que para el girasol sería menor al 12% que rige en la actualidad.

Ante este escenario, la señal más fuerte que emitió el oficialismo fue el cierre desde el día de ayer de las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) por parte de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios. Por su parte, los ruralistas llegan a este encuentro en medio de un clima de tensión y tras reiterados pedidos de audiencia al titular de la cartera agropecuaria.

En su primer encuentro con la Mesa de Enlace, que se llevó a cabo a finales de diciembre, el presidente Alberto Fernández buscó llevar tranquilidad a los representantes del campo y señaló que cualquier medida a tomar en torno a los derechos de exportación sería consultada previamente, tal como lo establece la Ley de Solidaridad Social. En este punto, la normativa establece que un 67% del valor incremental de los derechos de exportación previstos en esta ley, será destinado al financiamiento de programas sociales y un 3% a la creación de un fondo solidario de competitividad agroindustrial, destinado a pequeños productores y cooperativas.

Por el lado del gremialismo rural, cobra fuerza la idea de un cese de comercialización en granos y hacienda y mientras las entidades de la Mesa de Enlace exhibieron marcadas diferencias, sobre todo en la segmentación de retenciones para los productores de las economías regionales. Por fuera de este espacio, los productores empezaron a anunciar medidas de fuerza, como el caso de la región NOA y NEA, mientras que grupos de productores autoconvocados de las principales regiones productivas argentinas también llaman a organizar protestas, como la que se organizará en el acceso de la muestra Expoagro el próximo 11 de marzo en la localidad bonaerense de San Nicolás.