El Gobierno rechazó la cancelación o devolución del Impuesto al Valor Agregado ( IVA) para las compras de alimentos que realicen los sectores más vulnerables de la economía, según indicó el presidente de la Federación Agraria Argentina ( FAA), Carlos Achetoni. 

"Hay que revisar todos los eslabones, pero lo cierto es que desestimaron bajar el IVA a los que tienen menos ingresos", cuestionó el titular de la entidad patronal en diálogo con Futurock.  

La iniciativa es una de las propuestas que impulsan desde la Mesa de Enlace y la Unión Industrial Argentina (UIA) y que elevaron ante el gobierno este miércoles durante el encuentro en Casa Rosada. 

"Ayer en la reunión nosotros dijimos que creemos que el IVA sobre alimentos a los beneficiarios de planes sociales hay que devolverlo", remarcó el presidente de la entidad industrial Daniel Funes de Rioja. 

El empresario y también representante de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) incorporó a los beneficiarios de la Tarjeta Alímentar e integrantes de bajos recursos bancarizados al conjunto de excepciones. 

La quita del Impuesto al Valor Agregado tiene su antecedente más próximo en agosto de 2019. En aquella oportunidad el entonces presidente Mauricio Macri estableció por decreto y por una vigencia de 4 meses la eliminación de esta tasa en los productos alimenticios de la canasta básica que incluía aeites de girasol, maíz y mezcla; pastas secas; leche, yogures; yerba, mate cocido; té; harinas de trigo; polenta; rebozador; pan rallado; hortalizas; conservas de frutas y legumbres.

"Mi única prioridad es cuidar a los argentinos y llevarles alivio. Tomé una decisión excepcional que nunca antes se había tomado en la historia del país: vamos a eliminar el IVA de los principales alimentos que compran las familias argentinas”, anunció el exmandatario en redes sociales hace poco menos de dos años. 

La medida tuvo un costo fiscal de $10 mil millones en un contexto alcista de inflación: en ese mismo año el Indice de Precios al Consumidor (IPC) trepó a 53,8%, el pico más alto desde 1991.