Tras el impasse que implicaron las fiestas, el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional retomarán esta semana su agenda de reuniones virtuales. La negociación acelerará su ritmo en las próximas semanas con el objetivo cerrar el acuerdo, que luego deberá ser aprobado por el board del organismo y por el Congreso Nacional, antes de mayo, mes en el que Argentina enfrenta un vencimiento por más de USD2.000 millones con el Club de París. De cualquier manera, el director ante el FMI por el Cono Sur, Sergio Chodos, aseguró que "no hay una urgencia" por cerrar el programa.

En declaraciones a AM 750, Chodos no descartó la posibilidad de pedir fondos frescos, adicionales a los alrededor de USD45.000 millones necesarios para refinanciar la deuda que dejó el stand by firmado por Mauricio Macri. Aunque aseguró que no será el punto central y que, en caso de llegar, no se usaran para alimentar la fuga de capitales.

Además, recordó que los programas de Facilidades Extendidas, como el que pedirá el Gobierno, generalmente tienen un plazo máximo de diez años. Días atrás había cobrado fuerza la versión de un acuerdo a 20 años.