El déficit fiscal en los Estados Unidos en el último trimestre de 2020 creció 61% a 573.000 millones de dólares, como consecuencia del aumento del gasto destinado a ayudar a las familias y a las empresas, para enfrentar los costos económicos de la pandemia del coronavirus, informó hoy el Departamento del Tesoro.

El alza del gasto público vinculado a la crisis del coronavirus, en particular subsidios para desempleados, disparó el déficit fiscal en Estados Unidos a un nivel récord entre octubre y diciembre,.

En este período, que corresponde al primer trimestre del ejercicio fiscal 2021, las finanzas públicas mostraron que "el déficit aumentó 61% sobre igual período del año pasado para alcanzar 573.000 millones de dólares, un monto inédito para un trimestre".

Los ingresos se mantuvieron estables a 803.000 millones de dólares, pero los gastos aumentaron 18% a unos 1,4 billones, también un nivel récord.

En datos corregidos por variaciones estacionales, el incremento del déficit es de 57% y el de los gastos de 17%.

Los gastos del Departamento de Trabajo se dispararon,a 80.000 millones de dólares frente a 5.000 millones en el primer trimestre del ejercicio 2020. Este fuerte incremento refleja el aumento de las partidas por indemnización para desempleados.

A fines de marzo, el Congreso aprobó un gigantesco paquete de ayuda financiera por 2,2 billones de dólares, que luego se expandió a 2,7 billones, para sostener a la economía, hundida por las restricciones vinculadas al coronavirus.

También el monto de las ayudas alimentarias aumentó, según muestra el alza de 37% de los gastos del Departamento de Agricultura, que totalizan 72.000 millones de dólares.

El último paquete de ayudas federales por 900.000 millones de dólares adoptado a fines de diciembre, aún no aparece en esta contabilidad porque las partidas comenzaron a devengarse en enero.

En todo el ejercicio 2020, el déficit fiscal en Estados Unidos alcanzó un récord de 3,1 billones de dólares.

Las tasas bajas, en tanto, hicieron bajar el costo de la deuda en el cuarto trimestre de 2020, a 131.000 millones de dólares, 28.000 millones menos que el año pasado.