Entre el 2012 y abril del 2020, el único tipo de empleo registrado que creció fue el asalariado público. Todo el resto de las formas de contratación en blanco sufrió caídas más o menos sostenidas y profundas a lo largo del período. Por eso, un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) mostró que así como en 2012 por cada 100 puestos asalariados privados había 42 similares en el estado, en abril del 2020 esa relación pasó a 55 por cada 100. La pandemia aceleró el proceso
 

Así los tres gobiernos que pasaron a lo largo del período lograron, a costa de más gasto fiscal, contrarrestar la lenta o nula (y desde la pandemia absolutamente negativa) creación de puestos de trabajo del sector privado, de manera tal de absorber el crecimiento poblacional de 9,6% entre esos años.

De esa forma, entre 2012 y 2020 el empleo registrado público pasó de 2.712.800 puestos a 3.213.000 en abril de este año, es decir que se crearon 665.000 empleos nuevos. Un crecimiento de 26% en la planta estatal en 8 años. Y la proporción de los asalariados públicos sobre el total de los registrados saltó desde 23,4% hasta 27,3%.

Dinámica contraria tuvieron, por caso, los asalariados privados. Eran 6.068.500 en el 2012 y pasaron a ser 5.807.200, es decir que se perdieron 261.000 puestos. Una caída de 4,3%, que explicó que pasara de representar el 55,7% del empleo registrado total al 49,3% en abril de este año.

Desde Iaraf destacaron que esa dinámica implica mayores gastos para el Tesoro. Tomando un costo laboral mensual de $69.9002, en línea con los datos del Ripte, la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) y del Índice de Salarios públicos del Indec, el total de los 664.600 nuevos asalariados públicos implica un gasto anual de $604.000 millones para 2020, es decir casi un 2% del PIB. 

El informe destacó: "Desde el año 2013 hasta 2017 se observó una variación interanual positiva del empleo público, mayor a la variación total de empleo. En contexto de la Ley de Responsabilidad Fiscal de 2017, el empleo público mantuvo su crecimiento, pero al mismo ritmo que el empleo privado y a un ritmo similar al crecimiento poblacional del país. Con la crisis de 2018 y para el año 2019, el empleo público retomó una tendencia alcista y volvió a mostrar un crecimiento sostenido, aun cuando las demás categorías destruían puestos de trabajo".

Y agregó: "En el año 2012, cada 100 trabajadores privados coexistían 42 trabajadores en la esfera pública. Hacia abril 2020, la misma relación subió hasta 55 asalariados públicos por cada 100 asalariados privados, es decir, la relación se incrementó en un 32% en estos años".

La dinámica claramente se aceleró durante la pandemia. Mientras que el empleo privado sufre por la destrucción de empresas que o bien se quedan sin ingresos o los ven reducidos drásticamente, con costos fijos relativamente sostenidos, los puestos de trabajo estatal se mantienen.

Iaraf afirmó: "La pandemia, cuarentena y la crisis económica están causando la destrucción de puestos de trabajo a lo largo y ancho de Argentina. Pero en abril el empleo público volvió a crecer (0,9% interanual), mientras que todas las demás categorías ocupacionales mostraron una contracción significativa. Es esperable que en un contexto de crisis haya un incremento de trabajadores públicos para reforzar y mejorar las condiciones sanitarias y de seguridad necesarias para hacer frente a la pandemia. La situación es diferente en el resto de las categorías ocupacionales y el aislamiento afectó de forma heterogénea a las distintas actividades económicas. Particularmente, los asalariados privados que, con el descenso de marzo perforaron el nivel de los seis millones de trabajadores, en abril tuvieron una contracción aún mayor contabilizando una caída interanual del 5,2% en el total de trabajadores".

Y agregó: "Los trabajadores autónomos independientes mostraron una caída interanual del 6,3%, es decir 25.000 autónomos registrados menos. Los asalariados de casas particulares y Monotributistas mostraron una contracción interanual del 1,9%, destruyendo un total de 46.600 puestos. En el bimestre considerado se destruyeron más puestos que los creados entre abril 2019 y febrero 2020, producto de la recuperación que habían mostrado en el periodo post PASO".