El Gobierno lanzó en los últimos días un paquete de medidas que buscará incentivar el consumo, que por ahora viene repuntando pero con un retraso relativo respecto a la oferta productiva, que también fue encontrando moderación en las últimas semanas. El anuncio del Ahora 12, que incluye nuevos rubros, un período de gracia de tres meses y una tasa en torno al 20%, se suma al lanzamiento de los créditos del Procrear y las líneas para la compra de motos. Analistas advierten por el posible impacto en el dólar, ya que los créditos implican emisión.

Desde el Ministerio de Producción advierten que la dinámica que se viene observando en la economía, por el menor gasto en salidas, cine y naftas, entre otros, es un crecimiento del ahorro, volcado en parte al dólar. Y también, en parte, a los plazos fijos, que crecieron con fuerza en los últimos meses, de la mano de la suba de tasas propiciada por el BCRA. Perciben además un crecimiento del consumo de bienes durables (este jueves publicarán un informe con datos de este fenómeno), en términos relativos. Buscan brindar herramientas para dinamizar en varios rubros.

El relanzamiento del Ahora 12 ofrece entre 12 y 18 cuotas, con tasa en torno al 20%, tal como venía ocurriendo, y agregó algunos rubros nuevos que sufrieron el impacto de la cuarentena: cursos de idiomas, de informática, deportivos y actividades culturales, también peluquerías y centros de estética, además de servicios técnicos de electrónica y electrodomésticos, talleres de reparación de vehículos, instalación de alarmas, balnearios y organización de eventos.

Además el Procrear se relanzará esta semana e incluirá líneas para construir, por $3,5 millones, y para ampliar, por $1,2 millones. También el Banco Nación anunció créditos para la compra de motos, por $200.000, en 48 cuotas y con tasa del 28,5%.

La necesidad de reactivar el consumo es prioritaria. Hasta acá la oferta productiva mostró un fuerte rebote entre mayo y junio. En julio y agosto desaceleró mucho pero tuvo algo de continuidad. Mucho de eso está explicado por la recomposición de stocks tras el desplome de marzo-abril, que generó un fuerte impulso en principio pero que ya comienza a llegar a su fin. En el consumo, en cambio, siempre se observó una lentitud y, en la medida en que no se dinamice, tampoco permitirá el crecimiento de la oferta, una vez alcanzado el mencionado límite de la recomposición de stocks. Demanda se busca.

El economista Sergio Chouza afirmó: “La producción se está reactivando más rápido que el consumo. Hay cierto consumo reprimido, como producto de la necesidad de especulación de ciertas familias, que dudan sobre si hay algún riesgo de que la cuarentena vuelva atrás, afectándo nuevamente los ingresos. Estas líneas sirven para movilizar y que sea la chispa inicial para despertar al consumo. Es además una herramienta para los que quieren gastar y no ahorrar, que va de la mano con la mejora en las condiciones financieras en pesos, para canalizar a los que prefieren ahorrar”.

En la dicotomía ahorro o consumo hay una clave acerca de qué es lo que dispara la demanda de dólares, que redunda, tanto en el canal oficial como en los paralelos, en la pérdida de reservas del BCRA. El Gobierno necesita dinamizar el consumo para que el ingreso se recupere de la sostenida caída de los últimos años. A la par, la política crediticia expansiva implica, en términos agregados, más emisión monetaria, que a la larga tiene potencial de demanda de dólares.

El director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), Andrés Asiain, afirmó: “El hecho de que aumente el consumo, y potencialmente disminuya la propension al ahorro, no reduce la demanda de dólares. Porque el que gasta genera un ahorro en otro. Ese ingreso le queda a otro. Aumenta el consumo pero no disminuye la demanda de dólares. Hoy el estado está emitiendo y gastando mucho porque la pandemia redujo el multiplicador del gasto. La única forma de aliviar la presión al dólar es reduciendo el déficit porque crece el multiplicador del gasto público. Lo que sí puede generar un ahorro de divisas es cambiar la matriz de consumo: comprár una casa a crédito, por ejemplo, tiene menos insumo importado que un auto. Pero a los pesos se los queda la constructora. Las medidas anunciadas sirven para mejorar el nivel de actividad productiva”.

Coincidió el economista del Observatorio de Coyuntura Económica y Políticas Públicas (OCEPP) Pablo Wahren, para quien las medidas sirven para reactivar: “El Gobierno deberá estar atento a dos cuestiones importantes: por un lado, el incremento de componentes importados en el caso de los vehículos, y por otro a la posibilidad de que los comerciantes, una vez incrementadas sus ventas, utilicen el excedente en atesoramiento de divisa, provocando una tensión aun mayor al alza”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Mayoristas en alza y apertura: una combinación compleja

Mayoristas en alza y apertura: una combinación compleja

Esfuerzo anticrisis: volvió a crecer el rojo primario

Esfuerzo anticrisis: volvió a crecer el rojo primario

Se disparó la línea de pobreza: subió 3,8% en septiembre

Se disparó la línea de pobreza: subió 3,8% en septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

La aceleración comienza a materializarse en octubre y el IPC tiene piso de 3%

Comienza a materializarse la aceleración

En la primera quincena la inflación fue de 2,4%

En la primera quincena la inflación fue de 2,4%

Por el ATP, los asalariados alcanzaron el fifty-fifty

Por el ATP, los asalariados alcanzaron el fifty-fifty

La inflación interanual llegó a su punto más bajo en 2 años

La inflación interanual llegó a su punto más bajo en 2 años

La inversión productiva interrumpió su rebote en agosto

La inversión productiva interrumpió su rebote en agosto