Duro poco: el rojo fiscal abandonó la senda de achicamiento que venía logrando desde julio. En septiembre el déficit primario creció 86,7% respecto a agosto y llegó a $167.182 millones. Es decir, fue el equivalente a 0,6% del PBI en un solo mes. En lo que va del año, ya totalizó 4,8% del producto. Y si se toma en cuenta el resultado financiero, es decir tomando en cuenta los intereses de la deuda, alcanzó el 6,4%. El esfuerzo oficial por morigerar el impacto de la pandemia sigue complicando las cuentas.

Los números fueron publicados por la Secretaría de Hacienda y mostraron un crecimiento de 71,6% de los gastos primarios. Es decir, una suba en términos reales de 25,6%, si se toma en cuenta la inflación interanual publicada por el Indec para septiembre. Los ingresos, en cambio, treparon solo 34,3%, lo que implicó una contracción real de 1,6%. 

Desde Hacienda destacaron: "Esta dinámica se corresponde con el enorme esfuerzo fiscal transitorio en un contexto excepcional de pandemia, necesario para implementar las medidas para el cuidado de las familias, el empleo, la producción y compensar la caída de recaudación de las administraciones provinciales".

En ese sentido, resulta destacable que septiembre fue la primera vez en el año en la que los ingresos tributarios registraron una suba real, que fue de 5%. Sin embargo, las rentas de la propiedad cayeron 10% nominal (es decir, 34,1% real). La razón es esencialmente pandémica: Anses morigeró sus rentas por la suspensión decretada para los pagos de cuotas de créditos extendidos a los distintos beneficiarios.

Por el lado del gasto, los principales impactos se vieron por el lado del IFE y el ATP, tal como venía ocurriendo: entre ambos generaron gastos extra por $71.500 millones. El Alimentar y los apoyos a comedores escolares, otras de las claves que lograron evitar mayores conflictos sociales en el marco de una destrucción de 3.750.000 puestos de trabajo y una caida del salario real de 4,8%, causaron erogaciones por otros $12.200 millones.

El congelamiento de tarifas energéticas generó gastos por otros $57.350 millones. Ahí se ubicó una de las principal diferencias respecto a agosto: los pagos a Cammesa se retomaron en septiembre.

Revisando las distintas cuentas del gasto del mes, se observó que las prestaciones sociales crecieron 24,3% en términos reales; los subsidios económicos 137% real; las transferencias a las provincias 127% real. 

En cambio, el ajuste se aplicó sobre la obra pública, con una contracción real de 10,3%. Y sobre los gastos de funcionamiento, explicado principalmente por el ajuste sobre los trabajadores estatales, con una caída de 13,1%. Los pagos de intereses de la deuda cayeron 35,4% real en términos reales.

 

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El rojo primario fue el menor desde que hay pandemia

El rojo primario fue el menor desde que hay pandemia

El rojo primario superará hoy el 5% del PBI

El rojo primario superará hoy el 5% del PBI

El dólar impactó en los costos empresarios

El dólar impactó en los costos empresarios

Se aceleró la inflación mayorista: 4,7%

Se aceleró la inflación mayorista: 4,7%

La actividad industrial creció 2,6% mensual en octubre

La actividad industrial creció 2,6% mensual en octubre

Sólo 253 personas financiarían el 50% de lo recaudado

Sólo 253 personas financiarían el 50% de lo recaudado

La industria creció en septiembre y mejoró el humor

La industria creció en septiembre y mejoró el humor

La Canasta Básica Alimentaria trepó 6,6% en octubre

La Canasta Básica Alimentaria trepó 6,6% en octubre

La industria vuelve a encender las máquinas

La industria vuelve a encender las máquinas

Agenda semanal: aporte solidario, inflación y pobreza

Agenda semanal: aporte solidario, inflación y pobreza