La economía recuperará este año un crecimiento moderado en torno al 0,7%, una inflación del 34% hacia diciembre próximo y una mejora cercana a los tres puntos para el salario real, de acuerdo a estimaciones de la Fundación de Investigaciones Económicas para el Desarrollo (FIDE). Estas variables se desarrollarán de la mano del impulso de las medidas del Banco Central de la República Argentina ( BCRA), que apuntan a favorecer la economía real, estimular el ahorro en moneda local y promover una política antiinflacionaria.

En este sentido, desde FIDE aseguraron que esta estrategia de abaratar el costo del crédito también forma parte de la política antiinflacionaria. "Si bien la inercia que se arrastra de 2019 todavía es elevada, hay indicios de que la desaceleración de los precios se está materializando" afirmaron y agregaron que "consolidar esa tendencia constituye una prioridad en torno a la cual pivotean las discusiones en el ámbito del Consenso Social".

Para la Fundación, en el actual contexto de vigencia de regulaciones cambiarias, las presiones devaluatorias pasaron a un segundo plano, con lo cual "la estabilidad del tipo de cambio es un factor que contribuye al objetivo de la desaceleración inflacionaria".

El informe de la Fundación también abordó el tema de las restricciones al uso del dólar como mecanismo de ahorro para el sector privado. En esta punto, aseveraron que constituye una oportunidad para generar instrumentos alternativos que garanticen al ahorrista rendimientos reales positivos en pesos, al tiempo que se consoliden como fuentes válidas de financiamiento, tanto para el Tesoro como para financiar capital de trabajo e inversión. "En este sentido se inscribe la decisión del BCRA de impulsar una norma que habilita a las entidades financieras a captar plazos fijos de capital indexado", enfatizó FIDE.

El documento señala que "el enfoque adoptado por el Gobierno hasta ahora ha sido el de gasto compensado: se busca que los incrementos en la asignación de recursos tengan como destinatarios a los sectores más vulnerables y de menores ingresos. Estas erogaciones en gran medida buscan ser financiadas con cambios tributarios de carácter progresivo: bienes personales, retenciones e impuesto PAIS", concluyeron.