El G-24, el foro que nuclea a 24 países en desarrollo, volvió a reclamar al FMI la revisión de su política de sobrecargos a los préstamos  y pidió profundizar las medidas de financiamiento  para apuntalar la salida de la crisis de la Covid-19.

“Solicitamos al FMI que considere la revisión de los límites de acceso y de la política de sobretasas. Instamos al FMI a corregir el carácter regresivo y procíclico de la política de sobretasas y a suspender, o al menos a reducir sustancialmente, los recargos existentes con el fin de apoyar las respuestas a la pandemia”, señalaron en un comunicado.

El G24 también pidió el redireccionamiento de los Derechos Especiales de Giro (DEG) emitidos por el FMI hacia los países de ingresos bajos y medios que más necesitan asistencia para lidiar con los efectos económicos de la pandemia y saludaron la propuesta del organismo para la creación de un Fondo de Resiliencia y la Sostenibilidad (FFRS) con mejores condiciones de financiamiento para los países en desarrollo.

Además de respaldar el reparto de DEg por un 650.000 millones de dólares que ya fue concretado, pidieron una "canalización voluntaria significativa de DEG desde los países con sólidas posiciones externas hacia los países de bajo y mediano ingreso que necesitan apoyo”, durante el encuentro 
en Washington DC en el marco de la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial. 

 


 

Impuesto mínimo


El grupo de países que integran Argentina, Colombia, Perú, Brasil, India, Sudáfrica y México, entre otros, también celebró “la introducción de un impuesto mínimo de sociedades a nivel mundial para hacer frente a la competencia fiscal perniciosa y de nuevas normas para asignar una proporción de los beneficios imponibles de las multinacionales a los países de mercado”.

“Esperamos que la solución multilateral en el marco del enfoque propuesto de dos pilares genere ingresos significativos para las economías emergentes y en desarrollo, lo que representa un paso importante hacia un sistema internacional de impuestos de sociedades más justo y estable”, señalaron.

A su vez, los países del G24 hicieron votos para “ver mayores progresos en la implementación de reestructuraciones de la deuda soberana, con la participación de acreedores oficiales y privados de manera coordinada”.

El G-24 o el Grupo Intergubernamental de los Veinticuatro es un foro para coordinar las posiciones de países en desarrollo sobre temas relacionados con los asuntos monetarios internacionales y el desarrollo y estimula las discusiones para lograr un papel más importante en las discusiones en los foros globales relevantes.