El presidente de la Unión Industrial Argentina ( UIA), Daniel Funes de Rioja, es uno de los dirigentes empresarios que no escapa a las definiciones tajantes pero que, a la vez, está siempre abierto al diálogo multisectorial. Lo demostró en el inicio de su gestión en la entidad fabril, en donde nunca eludió la conversación con el Gobierno a pesar de los fuertes cruces que se produjeron entonces.

Con la impronta industrialista que es sello del medio, BAE Negocios dialogó con Funes de Rioja en el inicio de las entrevistas denominadas Diálogo para el Desarrollo, que se realizan este año como parte de las actividades por su 25° aniversario


El primer punto que se abordó fue el denominado “Libro blanco” que la UIA elaboró con propuestas de desarrollo industrial y con objetivos de capacidad, empleo, producción y comercio exterior para tomar como punto de partida para establecer líneas de acción que lleven a generar una política de Estado fabril.


 —¿Cuál es su diagnóstico acerca de qué ha pasado en estos años y qué se debe hacer hacia adelante? 
—Este libro de propuestas para un país federal sustentablemente desarrollado, integrado e inclusivo implica hablar de dos dimensiones. No se debe pensar que hay un mundo pyme y otro de grandes empresas porque las cadenas de valor se integran cada vez más y el desafío en el mundo es ir hacia allí. 


¿Qué rol tienen las pymes?
—Es difícil pensar en el desarrollo de un país si no hay una escala pyme sustantiva, porque cada pyme es la generación de empleo con gran fluidez en el mercado local. Y las medianas y grandes empresas, a las cuales esas pymes deben integrarse, hacen a la proyección internacional.


—¿Qué rol toma la UIA en ese contexto?
—Hay que expresar la voz de los industriales y eso no significa solamente ir a protestar porque algo está mal sino señalar qué país imaginamos desde el punto de vista productivo, a qué aspiramos. Pero no los veinte reunidos en Buenos Aires sino reflejar a qué aspira el país industrial real. Provincia por provincia, le pedimos a los industriales locales y a los sectores que expresaran qué veían como síntesis de las prioridades

El Libro Blanco de la UIA 


—¿Cómo es el camino que recorren con este “Libro blanco” de la UIA?
—Decimos traducir esas expresiones. Eso significó escribirlo y reflejarlo para dárselo al Gobierno, a los legisladores, a los partidos políticos con representación parlamentaria, a los gobernadores que estamos viendo uno por uno para que expresen qué quiere la industria, bajo un eje común que implica tener una visión compartida. En esto no hay grieta. La UIA no es un club de partidos políticos, sino una asociación profesional industrial para traducir lo que el sector necesita, el contexto que se necesita y eso se refleja en políticas públicas que pretendemos que sean políticas de Estado. 


—¿Qué se necesita para alcanzar es objetivo?
No podemos bascular cada dos años según quién gane las elecciones y que se aplique un cambio de orientación porque eso quita previsibilidad. Y si hay algo que necesita la industria son las ya clásicas “tres C”: certidumbre, confianza y concertación.

Certidumbre implica que la haya en las reglas de juego. Confianza en los actores de la vida política y social de la misma manera que buscamos una relación con el Gobierno y los partidos políticos. Y también con los sindicatos porque son nuestra contraparte natural. Y la tercera C es la concertación porque no hay ningún país en la experiencia internacional que haya salido hacia el camino de desarrollo, superando sus crisis y sus contradicciones sin determinados acuerdos. Hay que pensar que hay que acordar ejes centrales y tiene que haber voluntad de acuerdo, que es voluntad de diálogo


—Implica entonces objetivos...
—Creo que el “Libro blanco” es más un punto de partida que de llegada. Hemos reflejado algunos datos, como los objetivos que se alcanzaron en 2011, pero tenemos una población más grande ahora y tenemos todavía un nivel inferior de empleo. Por eso son puntos de partida.

La entevista a Funes de Rioja es parte del especial por los 25 años de BAE Negocios 

Dólares para la industria


—En estos últimos meses ha vuelto a surgir con preocupación el problema de la restricción externa, ¿cuáles son los caminos que están observando desde la UIA para que se pueda sortear ese problema?
-Primero, creo que el rol de la iniciativa privada debe ser claramente reconocido como reconocemos el rol del Estado. Nosotros no hablamos de un Estado ausente, sino de un Estado presente y eficiente, con políticas públicas claras que den el marco para que la iniciativa privada se desarrolle.


¿Por dónde se debe comenzar con ese objetivo?
—Hay un conjunto de políticas públicas que son necesarias desde el punto de vista macroeconómico. La inestabilidad, la inflación y otros problemas de la restricción de divisas que se discuten nos dan un panorama que muestra que tenemos que contar con un tablero de comando en el cual se pueda incluir la estabilidad macroeconómica y además una política fiscal, una política monetaria y capacidad de acumulación de divisas.


—El incremento de las exportaciones, ¿es un objetivo compartido?
—Estamos para generar más valor agregado y eso significa aportar divisas. Pero esta situación no implica solo que lloremos porque faltan, sino que también analicemos por qué se produce esta restricción. En ese sentido, con Brasil avanzamos en un acuerdo para poder comerciar en monedas locales, pesos y reales, y que luego se compense a través de los bancos centrales de cada país.

Brasil y el comercio en moneda local

A mediados de julio, el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, se reunió en Brasil con el presidente de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), José Gomes da Silva, y abordaron una agenda de trabajo para fortalecer el esquema de moneda local y además dinamizar las relaciones comerciales entre ambos países.


“Apoyamos la idea del comercio entre los dos países en moneda local, con el respaldo, obviamente, de los bancos centrales de ambas naciones”, expresó Gomes da Silva, quien llegará a Buenos Aires el 2 de septiembre para participar de las actividades por el Día de la Industria.
El planteo implica la actualización de las transacciones con monedas locales, de modo que se pueda comerciar en pesos y en reales y que se realice por un período más largo, a través de los Bancos Centrales de Argentina y de Brasil, en lugar de un arbitraje diario.

El fortalecimiento del Sistema de Pagos en Moneda Local, la cooperación regulatoria en materia de reglamentos técnicos, la desburocratización del Mercosur, las iniciativas de sustentabilidad que potencien las cadenas de valor regionales y una estrategia común de conectividad (tránsito y logística) tanto física como digital fueron algunos de los temas abordados, lo que implicó, además, volver a poner el Mercosur en el centro de la agenda, a pesar de las diferencias que comenzaron a mostrarse en los últimos meses.


¿Cuál es el rol del Mercosur?
El mundo que viene es uno de bloques. Los países se están replegando en su propio país o en la región para la producción debido a los grandes trastornos logísticos que dejó el Covid y que está dejando la invasión de Rusia a Ucrania. Apostamos a consolidar el Mercosur.


—En ese esquema global que define, ¿hay preocupación por los insumos para la producción?
—Vislumbramos que la escasez de dólares nos llevaba a un ahogo de insumos importados que la industria necesita para seguir produciendo y no queremos que se pare la industria. Hemos tenido conversaciones con China y con Brasil para tratar de abordar ese tema. Con Brasil surgió potenciar el comercio en monedas locales y luego compensar a través de los bancos centrales. Y también presenté el libro de los objetivos para el desarrollo ante el presidente de la Fiesp y se entusiasmó. Me dijo: “Por qué no hacemos un ‘Libro blanco’ de la industria del Mercosur”.

Más notas de

Agustín Maza

Economía del conocimiento: beneficios en busca del salto exportador

Economía del conocimiento: beneficios en busca del salto exportador

Inflación: septiembre rozó el 7% y los alimentos subieron fuerte

Inflación: septiembre rozó el 7% y los alimentos subieron fuerte

Sergio Massa pone en marcha su plan para el cuarto trimestre

Sergio Massa pone en marcha su plan para el cuarto trimestre

El "dólar soja" permitió cumplir la meta del FMI: el peligro de las reservas para fin de año

El peligro de las reservas para fin de año

Sergio Massa prepara un bono para sectores vulnerables pero mirando el déficit fiscal

Sergio Massa prepara un bono para sectores vulnerables pero mirando el déficit fiscal

Massa espera cumplir la meta de reservas del FMI y avanzar con el Club de París

Massa espera cumplir la meta de reservas del FMI y avanzar con el Club de París

Neumáticos: el conflicto pone en riesgo la actividad y las exportaciones

Neumáticos: el conflicto pone en riesgo la actividad y las exportaciones

Neumáticos: Massa advierte que habrá importación "de emergencia" si sigue el conflicto

Neumáticos: habrá importación "de emergencia" si sigue el conflicto

La actividad económica pisó el freno y marcó su primera señal de estancamiento en julio

La actividad económica pisó el freno y marcó su primera señal de estancamiento en julio

La actividad económica se mantuvo estancada en julio

La actividad económica se mantuvo estancada en julio