A la espera de la respuesta de los grandes fondos de Wall Street a la oferta, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la Argentina está "abierta al diálogo" con los bonistas. En pocas horas vencerá el plazo para que los acreedores privados acepten la propuesta del Gobierno, quien ya adelantó que no la dejará abierta en caso de que no haya acuerdo, aunque continuará la negociación.

"La Argentina permanece abierta al diálogo. Hicimos una oferta sostenible de buena fe y apreciamos que parte de nuestros acreedores ya la hayan aceptado", sostuvo el funcionario.

Guzmán dijo a una agencia internacional de noticias que en el Gobierno "continuamos trabajando para lograr el objetivo de restablecer la sostenibilidad de la deuda, volver a poner al país de pie y establecer una relación sostenible y duradera con nuestros acreedores".

La Argentina presentó el mes pasado una oferta de canje de deuda bajo legislación extranjera, por un monto de 65 mil millones de dólares. La propuesta oficial es recortar un 62% de intereses, un 5,4% de quita de capital y tres años de gracia.

La oferta logró una alta aceptación entre los bonistas locales, el 70%, pero los principales grupos que conforman los tenedores de bonos del exterior ya expresaron su rechazo.

El lunes es el día pautado para informar cuál fue el grado de aceptación de la oferta y si el Ejecutivo logró activar las cláusulas de acción colectivas con una aceptación promedio del 75% de los tenedores y si, por ende, avanzar en la reestructuración total de la deuda.