Tras las señales de flexibilidad del Ejecutivo y la presentación de tres contrapropuestas de los bonistas, la perspectiva de un mayor acercamiento de cara a un acuerdo de reestructuación de la deuda externa toma forma. Pero con sólo cuatro días por delante para el cierre de la oferta ya nadie duda que la negociación se extenderá más allá del plazo estipulado. Fuentes oficiales le confirmaron a BAE Negocios que el Gobierno no pagará los USD503 millones de los bonos globales vencidos el 22 de abril, por lo que es casi un hecho que el país entrará en default selectivo. Sin embargo, confían en Economía, no será un default “liso y llano” ya que, con las conversaciones encaminadas, no habrá una avalancha inmediata de juicios en Nueva York. Mientras, el mercado da muestras de coincidencia: el optimismo entre los especuladores dejó una nueva suba de los bonos que llevó al riesgo país a perforar hoy los 2.700 puntos.

El 22 no se paga. Pero eso no quiere decir que se caiga en default liso y llano. Para eso tiene que haber ruptura de las negociaciones. Pero si continúan, como va a suceder, los reglamentos de la SEC (la Comisión de Valores de Estados Unidos) prevén que haya plazos suplementarios de algunos días”, le dijeron a este diario desde el Palacio de Hacienda. Es lo que había sugerido en distintas entrevistas el representante argentino en el directorio del FMI, Sergio Chodos: si no hay acuerdo el viernes, no vendrá una fatalidad.

En el mercado prima la misma lectura. "Si la dinámica positiva de un posible acuerdo se mantiene, el no pago de los vencimientos del viernes 22 y la declaración de default por parte de las calificadoras sólo sería simbólico. Ningún acreedor va a acelerar en el medio de una negociación", sostuvo Santiago López Alfaro, socio de Delphos.

Tanto en el entorno del ministro Martín Guzmán como en el de los grandes fondos señalan que “no hay clima de ruptura” sino de una “mayor predisposición” de ambas partes a negociar. En otras palabras, a ceder parte de sus planteos originales en pos de un acercamiento. Sin embargo, todavía hay casi USD20 de diferencia entre el valor presente neto de las contrapropuestas de los acreedores y la oferta oficial, según cálculos de Delphos, Portfolio Personal, Grupo SBS y Estudio Ber.

La contraoferta del Grupo Ad Hoc de Tenedores, que encabezan Blackrock, Fidelity y Ashmore, consiste en cupones iniciales de 2,25% con un promedio de 4,5% -contra el 0,5% y el 2,3% de la propuesta de Guzmán-, devengamiento de intereses desde el inicio con capitalización de 100% en el primer año y 44,4% en el segundo, una quita de capital de 1% -en vez del 5,4%-, amortizaciones semestrales a partir de 2025 -un año antes- y el pago de todos los intereses corridos -no previstos en la oficial-.

La del Comité de Acreedores de Argentina, liderado por Greylock, busca un cupón inicial de 1,25% y un promedio del 5%, devengamiento de intereses desde el inicio sin capitalización, ninguna quita de capital, amortizaciones semestrales desde 2027 y el pago de los intereses corridos. Mientras que el Grupo de Tenedores de Bonos del Canje, que coordinó su presentación con el comité, pretende un interés promedio del 5%, ninguna quita de capital y un  cupón atado al PBI como endulzante.

En lo que resta de la semana el intercambio continuará y el Ejecutivo enviará una segunda versión de su propuesta a la SEC que retome algunos planteos de los grupos de bonistas, que desde la perspectiva oficial aún no cuadran en su análisis de sostenibilidad pero no son tan alejadas como la que había presentado Blackrock en abril.

Ese contexto extendió el optimismo en el mercado, que hoy continuó con el rally alcista de la semana pasada. Los bonos a reestructurar treparon entre 4% y 7,3%, con el AA25 a la cabeza. Lo propio ocurrió con los títulos en dólares con legislación local, que subieron hasta 8,3%. Así, el riesgo país bajó 5% y cerró en 2.694 unidades.

"La expectativa es de arreglar", sostuvo un informe de Delphos, que afirmó que por eso, pese a la extensión de la negociación, "el impacto en el precio actual de los bonos sería insignificante".

“Ocurre que los inversores estiman que la distancia entre ambas partes podría continuar cerrándose hasta llegar a un acuerdo con un VPN (valor presente neto) de cerca de USD50, lo cual otorgaría un fuerte upside a los bonos en dólares desde las actuales paridades de alrededor del 35%. De ahí que ni las diferencias entre las propuestas, ni el reconocimiento de que las negociaciones se prorrogarían tras el 22M, logran frenar la positiva expectativa que viene despertando e impulsó una fuerte reacción”, consideró el analista Gustavo Ber.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

A una semana del ajuste al cepo, sigue paralizada la operatoria del dólar ahorro

¿Por qué sigue paralizada la venta de dólar ahorro?

El Gobierno busca anclar las expectativas para contener la volatilidad cambiaria

Test del Gobierno para contener la tensión cambiaria

Supercepo: afloja el dólar paralelo pero el Central vuelve a vender reservas por baja oferta

Pese al supercepo, el Central no logra frenar la venta de reservas

FMI sobre el Presupuesto y el ajuste del cepo al dólar: "Estamos evaluando las medidas y las discutiremos con el Gobierno"

El FMI dice que discutirá con el Gobierno el ajuste del cepo

Dólar: el Gobierno asegura que el salto estaba previsto y espera que la brecha afloje

Dólar: el Gobierno asegura que el salto estaba previsto

Pese al endurecimiento del cepo al dólar, el Gobierno consiguió $14.000 millones para el Tesoro

Pese al cepo recargado, Economía consiguió $14.000 M

Dólar: con un ajuste del cepo, el Gobierno apuesta a bajar la brecha y cortar la sangría de reservas

Con un ajuste del cepo, buscan cortar la sangría de reservas

Deuda en pesos: Economía sale al mercado para refinanciar vencimientos y sumar fondos frescos que alivien al Central

La Secretaría de Finanzas, a cargo de Diego Bastourre, realizará este miércoles otra licitación

Primer día sin parking: los nuevos bonos cayeron hasta 1,5% y el CCL superó los $130

¿Qué pasó con el dólar y los bonos en el primer día sin parking?

El Gobierno envía el martes al Congreso un presupuesto con foco en la reactivación pero con prudencia fiscal

Reactivación y prudencia fiscal, las claves del presupuesto