Después de haber lograr cerrar el acuerdo con los acreedores de bonos bajo legislación extranjera, el ministro de Economía, Martín Guzmán, brindó una conferencia de prensa ante periodistas internacionales, en la que repasó los puntos más trascendentales a corto plazo y estimó el tiempo de negociación que demandará el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional ( FMI). 

“La deuda contraída en 2018 se hizo en poco tiempo y no hubo debate público. Además, tuvo lugar un año antes de las elecciones presidenciales”, subrayó Guzmán en la entrevista en la que participó el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

En este sentido, el jefe de la cartera de económica adelantó que las negociaciones por la deuda de USD44 millones contraída durante el gobierno de Maurio Macri “llevará meses, no semanas”, y que el programa al que se había suscrito el país "fue visto por muchos como un préstamo político, es decir, como un apoyo al Gobierno anterior".

“No hubo una legitimidad percibida sobre las premisas en que se basaba ese programa, contracción fiscal junto a contracción monetaria en un contexto de recesión. Eso generó una caída de la demanda agregada y agravó la recesión. La contracción monetaria no estabilizó los precios, sino que persistió la inflación y hubo una caída de la base monetaria en términos reales. Lo cual encareció el crédito: la tasa efectiva llegó a superar el 80% anual”, puntualizó Guzmán. 

De cara a lo que será el inicio de las negociaciones con el entidad cretidicia, el ministro señaló que espera que las nuevas discusiones "sean más profundas y que la sociedad esté más involucrada y mejor informada", para luego estimar: "Es probable que solo lleguemos a un entendimiento a principios del próximo año".

Economía en tiempos de pandemia

Al ser consultado por las metas a corto plazo tras el impacto del coronavirus, Martín Guzmán destacó "lo primordial es tranquilizar la economía".

“En lo inmediato será fundamental impulsar el mercado interno porque hay gran cantidad de recursos productivos ociosos. Al mismo tiempo deben darse las condiciones para que las exportaciones crezcan también, porque de lo contrario la recuperación será efímera, algo común en la historia argentina: crece el mercado interno y demanda divisas, y al poco tiempo aparecen problemas en la balanza de pagos porque el consumo de divisas no va acompañado de producción de divisas, es decir, exportaciones”, consideró. 

Relación con Brasil

Con el reciente arribo del embajador Daniel Scioli, y la búsqueda por inaugurar una nueva etapa en la relación bilateral con la administración de Jair Bolsonaro, el ministro de Economía explicó que “es este contexto, es difícil realizar reuniones" con su par brasileño Paulo Guedes.

"Es cierto que tenemos que profundizar la relación, lo cual es importante para ambos países y para América Latina ”, reconoció el funcionario, sin embargo desestimó que la falta de diálogo no se trate por cuestiones ideológicas: "somos pragmáticos al respecto”, destacó.