Después de meses de cierta tranquilidad con la pandemia en el medio del camino, el Parlamento de Holanda rechazó el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) en lo que se prevé que será una seguidilla de posiciones contrarias al tratado, por temor a las importaciones de bienes agrícolas desde Sudamérica.

El parlamento holandés votó el rechazo al acuerdo de libre comercio entre la UE y cuatro países sudamericanos, y esto no sólo pone en riesgo el mayor entendimiento comercial del eurobloque, sino que tampoco es un buen augurio teniendo en cuenta las tendencias proteccionistas que crecen exponencialmente en Europa. Durante una teleconferencia con la cámara AmCham, el canciller Felipe Solá afirmó que "el acuerdo despierta problemas en el sector agrícola" europeo, aunque reconoció que la Argentina debe dar un paso adelante porque la firma del tratado ya existe y "revisar los contenidos" para sacar el mayor provecho posible en términos comerciales.

El hecho de que incluso una típica nación comercial que mira hacia el exterior, como los Países Bajos, se aleje cada vez más de los acuerdos de libre comercio negociados, muestra cómo los movimientos contra el libre comercio en Europa han ganado popularidad en los últimos cinco años. El canciller Solá reseñó que "si bien fue un acuerdo largamente negociado, también fue muy poco consultado con el sector privado y hubo muy pocos estudios de impacto, pero fue firmado por el ex presidente (Mauricio) Macri".

El acuerdo comercial sólo puede implementarse si todos los estados miembros de la UE lo ratifican. El parlamento austríaco también se ha abstenido de confirmar el acuerdo comercial con el Mercosur.

El rechazo del acuerdo pone al gobierno holandés en una posición muy difícil. Exigir que la Comisión de la UE renegocie un acuerdo que ha llevado veinte años de conversaciones dañaría la reputación del gobierno holandés en Bruselas y enfrentaría una resistencia considerable en la capital de la UE.

La mayoría en contra del acuerdo comercial en la votación de ayer se alcanzó cuando el partido más pequeño del gobierno holandés, ChristenUnie, decidió votar junto a la oposición. En primer lugar, las objeciones contra el acuerdo son, entre otras cosas, alimentadas por los temores de los agricultores de que la apertura paulatina acordada de los mercados de la UE para la carne y el azúcar de América del Sur conducirá a una competencia desleal.

Los grupos de presión de los agricultores no confían en los negociadores de la UE y en el mMinistro de Comercio holandés, Sigrid Kaag, cuando dicen que el acuerdo garantiza que los países del Mercosur apliquen las condiciones de trabajo y los estándares ambientales holandeses.

En segundo lugar, los datos que muestran el ritmo creciente en que los agricultores queman la selva amazónica en Brasil han llevado a una mayor oposición contra el acuerdo comercial que tiene la protección del medio ambiente como una de las condiciones previas para la apertura de los mercados de productos de los demás.

 

Más notas de

Francisco Martirena

Comercio con Brasil: viajará De Mendiguren a "abrir" mercados

La misión de exportar más

Daniel Scioli: "Crecerá el comercio con Brasil, en pesos y reales"

Impulsarán las ventas de autos

Precios Cuidados: supermercados apuntan a la industria por baja provisión

Góndolas: siguen las remarcaciones

China avisó que quiere discutir un TLC con Mercosur

Expectativas en el Mercosur

Premio a exportaciones: firmas pagarán menos retenciones

Buscan apuntalar al sector automotriz

Dólar y crecimiento: Scioli y Pymes industriales buscan ventas a Brasil

Se esperan mayores ventas a Brasil

Supermercados recibieron a Massa con nuevos aumentos y faltantes

Supermercados apuntan a industria

Uruguay pone barreras al comercio y hay reacción silenciosa

Mercosur, ardiente

Peor "rojo" con Brasil en 4 años, déficit con importaciones elevadas

Malestar con Uruguay

Precios Cuidados: supermercados no avalan algunos aumentos

Supermercados versus industria