Luego del 4,8% de inflación en marzo, que dejó en el promedio de los últimos seis meses una anualizada de 58,3%, hizo resonar cada vez más fuerte el reclamo por el retraso de la tasa de interés. El BCRA enfrenta un dilema. Por un lado, la búsqueda de evitar la valorización financiera que golpeó con fuerza a la economía durante el gobierno de Cambiemos, sumada al hecho de que los intereses de Leliq y Pases son la principal explicación de la emisión monetaria actual. Por otro, evitar alimentar a los dólares paralelos.

Lo explicó el economista jefe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), Nicolás Pertierra: “La tasa tiene que arbitrar con los precios y con el dólar, que justo viene tranquilo. En este contexto subir la tasa también es encarecer el crédito. Aunque, con estos niveles de inflación, sí parece que queda bastante retrasada. El minorista tiene alternativas de cobertura con los UVA+1% pero no están muy difundidas”.

Y agregó: “El BCRA frenó las subas en noviembre porque está la idea de la valorización financiera y cortar con eso, que con tasas reales de 30-40% es una locura que obviamente tenés que desarmar. Tiene que ir difundiendose más lo que sea indexado. Hoy la tasa esa le sirve al BCRA para que los pasivos no le crezcan tanto y lo que debería pasar es que los privados, que no son bancos, se cubran con UVAs o algo indexado”.

Ayer mismo, la inflación le ganó por segunda vez consecutiva a los instrumentos que ofreció el Tesoro durante la octava licitación del año. La dinámica se dio vuelta, luego de un inicio de año con importante financiamiento neto, y no logró rollear la mitad de los vencimientos. Por lejos, las que más pesos captaron fueron las Lecer, que ajustan por CER. El Tesoro obtuvo 22.256 millones con ellas, el doble de lo que capturaron las Ledes y casi el cuádruple de lo que capturaron las Lepase, que ajustan por la tasa de política monetaria.

Los plazos fijos, en cambio, muestran una paradoja: pese a que la tasa pierde por mucho contra la inflación, no dejaron de crecer, aunque levemente, en marzo. El economista Nery Persichini ironizó al respecto en su cuenta de Twitter: “Con inflación de 4,8% en marzo, BADLAR rindió -22,5% TNA en términos reales. Fue la peor performance en 30 meses y acumula 8 meses en terreno negativo. 'Qué buen negocio hacer un plazo fijo', dijo nadie nunca”. Aun así, crecieron 0,4% real en marzo y terminaron el primer trimestre en alza.

Emisión monetaria: los intereses de las Leliq y Pases

Desde LCG destacaron: “La suba de la tasa de interés no es tan necesaria para esterilizar, ya que la demanda de circulante acelera su caída, sino para evitar configurar un fenómeno de represión financiera cada vez más profundo. Una tasa de interés compuesta que no está llegando a empatar a la inflación”.

Represión financiera refiere al fenómeno de mantener baja la tasa para evitar incrementar la deuda del Banco Central. En ese sentido, cabe destacar que en lo que va del año la principal explicación de la emisión monetaria es el pago de intereses por Leliq y Pases. Se imprimieron 102.000 millones de pesos por esa vía, durante marzo.

Desde el sector privado advierten que se pueden llegar a emitir hasta 1,5 billones durante el 2021 para remunerar a los bancos. Pese a que la tasa permanece en niveles negativos, con un tipo de interés de 38%, frente a una inflación de 46% para el 2021, según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) y con una anualizada de 58,3%, según el promedio de los últimos seis meses.

Y es que el stock creció en gran forma durante el 2020, mientras el BCRA precisaba volver a captar los pesos que emitió para solventar el IFE y el ATP con los que la economía logró sobrevivir a lo más duro de la cuarentena, con un repunte sostenido de 30% de la actividad entre mayo y diciembre.

“La aceleración inflacionaria indicaría que es adecuado subir la tasa de interés pero esta dinámica de esterilización le imprimiría velocidad a la acumulación de deuda remunerada por parte del BCRA”, señalaron desde LCG.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El 50% del financiamiento del Tesoro es con deuda en pesos

El 50% del financiamiento del Tesoro es con deuda en pesos

El 60% de las empresas textiles planea invertir en 2021

El 91% de las empresas del sector planea mantener o incrementar su personal

Guzmán ya usó los pesos que le envió el BCRA y el Central alimenta la bola de Leliq

El esfuerzo por absorber pesos alimenta la bola de Leliq

La recaudación tributaria creció por octavo mes consecutivo

La recaudación tributaria creció por octavo mes consecutivo

Los salarios apuntan a una caída de 27% en cuatro años

Los salarios apuntan a una caída de 27% en cuatro años

Restricciones: el 58% de las pyme está a favor de las medidas sanitarias

El 58% de las pyme está a favor de las nuevas medidas sanitarias

Ajuste: el gasto primario está 13% por debajo del 2016

Ajuste: el gasto primario está 13% por debajo del 2016

Abril fue el mejor mes del 2021 para el rollover del Tesoro

Abril fue el mejor mes del 2021 para el rollover del Tesoro

¿Sirve el ajuste fiscal para frenar la suba de precios?

El gobierno viene mostrando moderación fiscal y monetaria pese al fuerte impacto económico de la pandemia

El BCRA le envió otros 55.000 millones de pesos al Tesoro

El BCRA le envió otros 55.000 millones de pesos al Tesoro