La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) salió hoy a apoyar la modificación de la ley de quiebras que el Ejecutivo busca aprobar en el Congreso, con el objeto de permitir el salvataje de miles de pequeñas y medianas empresas en crisis.

La entidad recordó que a comienzos de junio le envió notas al jefe de Gabinete Santiago Cafiero y al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en las que advertían por un inminente colapso del sistema judicial ante la avalancha de “embargos, ejecuciones, rescisiones contractuales, concursos, y conflictos laborales” surgidos a raíz de la pandemia de coronavirus.

“La CAC expresa su apoyo a una iniciativa que, con acciones como la suspensión de las declaraciones de quiebras o las ejecuciones de garantías, colabore con la protección del entramado productivo local en tan difícil coyuntura. De prosperar, no solo significará un paliativo para un gran número de empresas y los trabajadores que en ellas se desempeñan, sino que también, al evitar un mayor retroceso macroeconómico, resultará beneficioso para el conjunto de la Nación”, reza el comunicado dado a conocer esta mañana.

En ese sentido, la Cámara plantea la necesidad de adoptar procedimientos de emergencia en el poder judicial, dado que “a pesar de las múltiples y bienvenidas medidas de apoyo estatal, muchas empresas se vieron forzadas a incumplir sus obligaciones, abriendo la puerta a una litigiosidad que las expone –especialmente a las MiPyMEs– a su potencial extinción”.

Es por eso que para la CAC “resulta fundamental contemplar e implementar de forma oportuna acciones tendientes a eliminar o reducir al mínimo las consecuencias de las situaciones de conflictividad, judiciales y extrajudiciales, presentes y futuras, generadas por esta realidad”. "La adopción de una normativa que establezca procedimientos de emergencia preservará la operatividad de las unidades productivas y evitará la saturación del sistema judicial", evaluó.

De acuerdo a los expertos en la materia, el “normal” esquema de concursos y quiebras condenará al cierre a una de la mayores fuentes de empleo del país. Los costos e intervenciones judiciales deberán esperar. De ahí la propuesta de un “bypass” para llevar al 2021 el horizonte de las obligaciones públicas y privadas de las personas físicas y las pequeñas y medianas empresas.

En el comunicado, la CAC “manifiesta su acompañamiento a la reforma de la ley de concursos y quiebras impulsada en el Congreso de la Nación, y aboga por que tenga un ágil tratamiento que permita su pronta puesta en vigencia”. De todas formas, la entidad no se privó de lanzar una crítica, al señalar que “exhorta a los legisladores a obrar con la responsabilidad que el crítico presente exige, a fin de que esta iniciativa no sea malograda, como lamentablemente parece que ocurrirá con el proyecto de teletrabajo, que de aprobarse sin modificaciones acabará por desalentar esa modalidad laboral”.