El expendio de nafta y gasoil se recuperó entre abril y junio, pero sigue casi 30% debajo de los niveles previos a la cuarentena, indicó hoy la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA).

"El expendio de combustibles de a poco comienza a mostrar signos de recuperación, aunque todavía está lejos de volver a valores de venta 'normales'", consideró un informe hecho por la organización patronal.

Según sostuvo, entre abril y junio las ventas aumentaron un 36,2%, por lo que ya llevan dos meses consecutivos de crecimiento tras la parálisis por el aislamiento a partir de marzo.

Sin embargo, el sondeo alertó que "la película completa muestra que los valores siguen un 28,3% por debajo de febrero, el último mes antes de la llegada del COVID-19 al país", por lo que advirtió que el nivel de la actividad es "crítico".

Nafta

Los números, elaborados por la consultora Economic Trends con datos de la Secretaría de Energía a partir del informe presentado por CECHA, evidencian que la venta de nafta muestra "una situación más compleja".

"En junio, las naftas representaron apenas el 38,7% de los combustibles comercializados, mientras que en cualquier mes normal se reparten 50 y 50 con el gasoil", subrayó el .

El presidente de CECHA, Gabriel Bornoroni, destacó que "la mayoría de los estacioneros son pymes" y advirtió: "Muchos de ellos han pedido créditos, se están consumiendo los ahorros de su bolsillo para pagar los sueldos. Es un daño muy grande".

En ese sentido, remarcó: "Si bien desde que arrancó esta situación seguimos operando por ser considerados esenciales, a diferencia de otros rubros también esenciales nuestras ventas se desplomaron".

El AMBA y el interior

Respecto de los datos de cada provincia, el análisis señaló que el AMBA "sigue mostrándose como la zona más afectada" dado que entre febrero y junio las ventas en la Ciudad de Buenos Aires cayeron un 50,2%, mientras que en la provincia se ubican en un 32.4% menos.

"En Córdoba, la caída fue del 15,8% y en Santa Fe del 21%", detalló el trabajo. Además, evaluó: "Observando el cuadro de lo que ocurrió entre junio y mayo, quedan reflejados los cambios de fase de aislamiento que cada región presentó".