Marcelo Elizondo es consultor en negocios internacionales y docente de la Maestría en Dirección Estratégica y Tecnológica del ITBA. Y habló con BAE Negocios sobre el particular momento que atraviesa el Comercio Exterior argentino e internacional por la expansión de la pandemia de coronavirus.

— ¿Cómo piensa que va a impactar la pandemia en el comercio exterior de la Argentina?

— A mí me gusta empezar diciendo que sobre esto es mucho más lo que no sabemos que lo que sí sabemos. Obviamente que va a haber un golpe para el comercio exterior, pero todavía no sabemos cuánto va a durar la pandemia, por cuánto tiempo impacta a los mercados, en cuánto tiempo hay una recuperación de la producción en el mundo. Sabemos que hay una afectación pero no es fácil dimensionarla. Dicho esto, creo que claramente la Argentina tiene en comercio exterior un primer flanco muy vulnerable en el hecho de que es un vendedor de commodities a lugares muy afectados en el mundo, Asia en particular China, que si bien parece normalizarse todavía no está muy claro, y Europa. La Argentina le vende a China unos USD 7.000 millones y a Europa unos USD 9.000 millones. La gran mayoría de lo que le vendemos a esos dos grandes mercados son commodities, especialmente agropecuarios, algunos primarios como granos o carnes y otros manufacturados, como harinas o aceites. Ahí vamos a tener una caída en los volúmenes de despacho, porque claramente van a comprar menos, y vas a tener que padecer una caída en los precios también. Entonces ahí tenes un problema principal en la relación con esos dos mercados muy sensibilizados, China y la UE, y la composición de lo que les vendés a ellos, que es commodities. La Argentina vende unos USD40.000 millones por año en commodities, incluyendo las que vende a otros mercados, como el norte de Africa o Latinoamérica, y creo que ahí tenés una afectación segura. ¿Cuánto y por cuánto tiempo? Es lo que te digo que no sabemos.

Y hay un segundo tema no menor que es turismo receptivo. La Argentina recibe como 6.000 o 7000 millones por año de turismo receptivo y eso también se corta, entonces a la vez que tenés una afectación en el comercio exterior de bienes por el lado de los commodities, vas a tener una afectación en el comercio exterior de servicios por el lado del turismo. 

— Eso seguramente tendrá un impacto en lo que se refiere al empleo…

— Claramente, yo te diría que vas a tener por supuesto impacto en los niveles de actividad, que en el caso de los commodities agropecuarios por ejemplo la acti vidad sigue funcionando porque el campo tiene que producir igual, y ya tenés la cosecha en marcha y tenés que levantarla, y después se verá si se acopia, si se guarda en silobolsas, o si se vende a menor precio. Pero en el caso de las exportaciones industriales, en particular las de servicios, especialmente turismo, va a haber un impacto en la situación financiera de esas empresas que van a ver caídas en su rentabilidad y en sus ingresos y probablemente en los niveles de empleo. El turismo especialmente es una actividad que más allá de los grandes actores que son las aerolíneas y los hoteles, vos tenés una enorme cantidad de pymes, transporte de personas, restaurantes, esparcimiento como espectáculos culturales que, bueno, lo siento mucho. 

— En este marco, ¿Qué herramientas piensa que pueden utilizarse en este escenario inédito?

— Efectivamente es un escenario inédito, por lo tanto yo creo que hay una parte importantísima de este problema que no tiene solución, que hay que esperar que se resuelva el problema sanitario. Ojalá tuviéramos un bagaje de instrumentos de políticas públicas para compensar esta afectación de la economía , mucho no se puede hacer. En términos de comercio exterior tenemos el mundo detenido, así que probablemente habrá que esperar a que el mundo se recupere y haya un rebote. Si esta crisis empezara a superar el peor momento en el segundo semestre, una vez consolidado el verano en el hemisferio norte, a lo mejor empezás a tener un rebote y una compensación de lo malo que fue el primer semestre, sobre todo en las exportaciones de commodities. Si se extiende un poco más en el tiempo creo que va a ser duro. Mientras tanto creo que sí lo que hay que hacer es darle un poco de oxígeno al aparato productivo argentino, que creo que es lo que está haciendo el gobierno, dándole financiamiento, algunos beneficios fiscales, algún auxilio a través de subsidios para que las empresas no se caigan. Porque acá hay un peligro muy grande, que es un poco una segunda cara de la moneda. La primer cara es ver cuánto se cae el comercio exterior, supongamos que este año se cae entre un 5 y un 10% en comparación con el año pasado, que vos exportaste USD65.000 millones en bienes y USD14.000 en servicios. Pero hay una segunda cara de la moneda, que tiene que ver con que a vos se te puede caer el comercio exterior un año y lo recuperás al año siguiente, pero lo que no se te pueden caer son las empresas, porque si empiezan a cerrar las empresas eso no lo levantás después. Entonces lo que hay que tratar es que el tipo que está pasando el peor momento tenga una inyección de liquidez para sortear el mal momento y tenga capacidad de recuperación cuando esto se normalice.

El FMI y la Comisión Europea están llamando a financiar a las pymes y mantener los flujos comerciales. ¿Cómo ve estas recomendaciones?

— Estoy de acuerdo. Hoy no hay que fijarse en la rentabilidad de las operaciones, lo que hay que hacer es que no se te caigan las empresas. Porque vos tenés que tener el aparato productivo preparado para el dia de la recuperación. Es como el problema sanitario, que no se te muera la gente. Bueno, esto es lo mismo, que no se te mueran las empresas. Porque si este problema dentro de seis meses está superado, y vos auxiliaste a las empresas, a través de financiamiento barato, de subsidios, diferimientos impositivos, o de cualquier otro tipo de auxilio, en primer lugar mantenés el aparato productivo. La experiencia indica que siempre que llovió paró. En algún momento es esperable una normalización. Bueno, tenés que tener que tener al sistema preparado para recuperarse. Y obviamente si no permitís que se caigan las empresas, estás cuidando el empleo. Entonces yo creo que hoy lo único que hay que hacer es tratar de que no se caigan las empreas, después los negocios, la facturación de las exportaciones, Los mercados que tenés y cómo los mantenés, en eso habrá que fijarse una vez que se supere el peor momento. 

Más notas de

Hector Medina

Argentina se suma a la agenda global contra la violencia y el acoso en el trabajo

Argentina se suma a la agenda global  contra la violencia y el acoso en el trabajo

“Necesitamos cambiar de raíz la Ley de Entidades Financieras y el negocio bancario”

“Necesitamos cambiar de raíz el negocio bancario”

Impuesto a la riqueza: el mundo discute nuevos tributos por la crisis económica global

Impuesto a la riqueza: el mundo discute nuevos tributos por la crisis económica global

"Hasta barras de clubes de fútbol estan colaborando en la emergencia por la pandemia"

"Hasta barras de clubes de fútbol estan colaborando en la emergencia"

Por el coronavirus, vuelve el debate sobre un ingreso universal

Por el coronavirus, vuelve el debate sobre un ingreso universal

Liderazgos femeninos, los más eficientes ante el coronavirus

Prime Minister of Iceland Katrin Jakobsdottir visits Berlin

La OIT llama a fortalecer la protección de los trabajadores en el mundo

La OIT llama a fortalecer la protección de los trabajadores en el mundo

Por coronavirus, el PBI mundial se contraerá 3% este año

Por la pandemia, la economía mundial se contraerá 3%

El FMI prevé una caída de 5,7% del PBI argentino y desempleo de 10,9% en 2020

Coronavirus: el FMI prevé una caída de casi 6% del PBI argentino

La violencia intrafamiliar y de género, una pandemia silenciosa que crece con el coronavirus

La violencia intrafamiliar y de género, una pandemia silenciosa