En pocas semanas, la emisión monetaria para financiar el rojo primario del Gobierno se disparó y pasó a ocupar el primer puesto entre los factores de expansión de la base monetaria. Superó con creces a los pesos que el BCRA sigue utilizando para la compra de reservas y a los intereses que pagan los pasivos remunerados de la autoridad monetaria, aunque ambos siguen generando una impresión de billetes bastante potente. Así, julio apunta a ser el tercer mes al hilo de suba de la base.

No es que la maquinita para comprar divisas se haya quedado demasiado atrás. De hecho, la compra de dólares en el mercado siguió bien firme y generó, hasta el 20 de julio, una emisión monetaria de $96.124 millones a lo largo del mes, lo que quedó bien por encima de los niveles del mismo período de junio, cuando se emitieron $51.251 millones en los primeros 13 días hábiles.

También siguió firme la impresión de billetes para remunerar a los bancos por sus inversiones en los instrumentos de política monetaria con los que el BCRA absorbe el sobrante de dinero. Se viene observando, en lo que va del año, que, como un efecto colateral a esa fuerte esterilización que alcanzó picos altos durante el 2020, los intereses de las Leliq y los Pases van generando una emisión importante. Durante los primeros 20 días de julio ya se devengaron pagos por $74.685 bajo ese concepto. Con eso ya supera a los niveles de junio que, por cierto, marcaron el récord para el 2020, así que los pagos de intereses no dejan de crecer.

Pero más agresivo aun fue el crecimiento de los envíos al Tesoro. Hasta el 24 de junio, venían bien por detrás de las otras dos grandes explicación del crecimiento de la base monetaria. Pero ya el 25 de junio pegaron el salto con un Adelanto transitorio de $90.000 millones. Luego, en la primera quincena de julio, se sumaron otros $130.000 millones y con eso la asistencia al Tesoro pasó a ocupar, por primera vez con comodidad en lo que va del año, el primer puesto entre los factores de explicación de la ampliación de la base monetaria.

Aun así, la cuestión monetaria no luce descontrolada. El Gobierno viene sobrecumpliendo sus metas de composición del financiamiento de su rojo primario, que apuntó desde el vamos a que la maquinita aporte el 60% y las licitaciones del Tesoro en el mercado el restante 40%. Por ahora, en lo que va del año, esa proporción está en torno a 53%-47%, con unos envíos al Gobierno que alcanzaron los $460.000 millones y una obtención de algo más que $400.000 millones en el mercado.

Esos algo más que $860.000 millones que obtuvo el Tesoro para financiar su déficit superan, y por mucho, al rojo primario en sí, que en los primeros 6 meses del 2021 totalizó $208.098 millones, si se toman en cuenta los ingresos generados por el aporte solidario y extraordinario. Sin tomar en cuenta ese número, el déficit del primer semestre llega hasta los $378.065 millones.

La diferencia entre los pesos que le entraron al Tesoro y el rojo primario explican, entre otras cuestiones, la compra de dólares con la que el Gobierno pagó los vencimientos de intereses de la deuda a lo largo del año, lo que le permitió al BCRA absorber $184.700 millones. Además, la cuenta corriente del Tesoro en la autoridad monetaria se engrosó en el último mes.

De hecho, entre el 11 de junio y 20 de julio se mantuvo en un promedio diario de $147.428 millones. Nunca bajó de los $100.000 millones y hoy están en 132.688 millones. La cosa era distinta en la previa, cuando llegó a mínimos de hasta $15.000 millones. En promedio, entre el 4 de mayo y el 10 de junio (misma cantidad de días) estuvo en $56.492 millones. Por supuesto, el Gobierno tiene otras cuentas pero la del BCRA funciona como indicador de los niveles de liquidez disponible y muestra que hay un colchón importante.

Por el lado de la emisión, julio se viene erigiendo como el tercer mes consecutivo de expansión monetaria. El año había arrancado con mucha absorción hasta abril pero la cosa se disparó hacia mayo, que terminó con una emisión de $147.082 millones; luego en junio hizo el pico del año en $218.360; y julio, ya con tres canales activados y alto ritmo (cambiario, intereses y Tesoro), apunta a ser el nuevo récord: al día 20 del mes trepó hasta $177. 422 millones.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El BCRA vendió reservas y eso limita la expansión fiscal

El BCRA vendió reservas y eso limita la expansión fiscal

Un salario mínimo no alcanza para evitar la indigencia

Un salario mínimo no alcanza para evitar la indigencia

El problema fiscal: en el agosto preelectoral hubo un ajuste de 13%

El problema fiscal: en el agosto preelectoral hubo un ajuste de 13%

La inflación fue de 2,5% pero preocupa la inercia

La inflación fue de 2,5% pero preocupa la inercia

La actividad y el consumo siguieron estancados en julio

La actividad y el consumo siguieron estancados en julio

Cómo llega el Gobierno a las elecciones en cinco variables clave

Cómo llega el Gobierno a las elecciones en cinco variables clave

El salario subió en julio y el semestre terminará 3,2% arriba

El salario subió en julio y el semestre terminará 3,2% arriba

Depósitos de largo plazo tocan su punto más bajo del siglo

Depósitos de largo plazo tocan su punto más bajo del siglo

La industria cayó en julio pero el 2021 terminará con suba de 15% anual

La industria cayó en julio pero el 2021 terminará con suba de 15% anual

El gasto preelectoral impulsó al déficit pero contuvo a la pobreza

El gasto preelectoral impulsó al déficit pero contuvo a la pobreza