María del Carmen Barros tiene un hablar suave, pausado, que combina con una mirada firme que se detiene dos segundos antes de contestar. Es la primera mujer en ocupar la Gerencia General del Banco Nación en toda la historia de la entidad. “Siempre tomé mi trabajo con mucho profesionalismo y el punto final de mi carrera es este cargo”, reflexiona en una entrevista con BAE Negocios la contadora que llegó a ese puesto tras 26 años de carrera en el BNA. El ingreso a la entidad es curioso: en 1995 le tocó encabezar el cuerpo de auditores de la Auditoría General de la Nación. Cuando finalizó la tarea, la llamaron para sumarse a la entidad. Atravesó varios cargos hasta abril de 2021. Incluso le tocó estar al frente de la Subgerencia General de Administacion, área “dura” que se ocupa de la infraestructura, los talleres y los camiones de caudales. “Me sirvió muchísimo. Conozco desde el tercer subsuelo hasta el quinto piso”, indicó.

-¿Qué objetivos tenés ahora que llegaste a un lugar con poder de decisión?

-Integrar a todo el equipo, humanizar al personal. Quiero humanizar al personal. Pero, por sobre todo, quiero volver a poner al banco en su lugar, en su liquidez, su rentabilidad y fomentar la diversidad y las políticas de género. Es un tema sumamente importante y creo que somos el primer banco que salió con esta batalla. Hay mucho por hacer, pero ya dimos el primer paso.

-¿Cuáles son las políticas concretas para integrar?

-Creamos la Gerencia de Diversidad de Género y Derechos Humanos. Existe una unidad en la que escuchamos todas las voces y tomamos decisiones al respecto, no solo a nivel de empleados sino también de cientela, con toda la diversidad y que no haya discriminación alguna en nuestro cliente externo. Como banco público somos el brazo ejecutor del Estado, acompañamos la gestión y las medidas que se toman. Estamos convencidos del apoyo que tenemos que dar a las pequeñas y medianas empresas y hacer un ecosistema para atender un segmento cada vez mayor

-¿El principal banco estatal se había retirado de ese rol?

-Fue llamativo, pero dejamos de prestar o prestábamos a tasas del 75%, que eran imposibles.

-¿Cómo se combina la “línea técnica” del banco con las decisiones políticas?

-La gestión con el presidente del banco, Eduardo Hecker, es muy armoniosa. Compartimos la idea de que somos un banco público que busca y acompaña a todo el sector social del país. Pero también tenemos en claro que debemos buscar la rentabilidad y mantener la liquidez del banco para poder continuar y que siga siendo solvente.

-¿Se puede ser rentable en medio de la pandemia?

-Sí. El año pasado hemos sido rentables y la verdad es que fue todo un logro, porque hemos colocado préstamos, asistido a sectores no bancarizados y estamos convencidos de que podemos seguir en ese mismo lineamiento.

-Para eso, ¿es necesario que no se profundice?

-El banco es anticíclico, siempre va a estar acompañando, es su función. Y la necesidad hizo que saliéramos con herramientas digitiales como el BNA+, la billetera digital. El banco público siempre está, en las buenas y en las malas. Mientras que el banco privado se retrae en estas situaciones. Por eso tenemos que ser hacedores de mercados.

-¿A qué segmentos apuntan?

-Por carta orgánica tenemos como misión apoyar a las pymes, pero, por dónde está yendo el mercado financiero, estamos convencidos de que tenemos que ser un market place, una cadena entras las grandes y las pymes, las microfinanzas y la inclusión financiera. Tenemos todos los segmentos y somos federales, y que el dinero fluya dentro del mercado.

-¿Cuál es el camino para la inclusión financiera?

-En cuanto a las mujeres, hemos sacado una línea específica para capital de trabajo por la que le bonificamos 2 puntos la tasa a aquellas empresas que tengan mujeres en su conducción. Es un llamado a que las empresas puedan nombrar a mujeres en sus cuadros de conducción. Tenemos un segmento, que está creciendo mucho, de mujeres líderes en empresas y la verdad es que está muy bien.

-¿Creés que habrá un efecto en el resto del sector financiero?

-Cuando salimos con una línea determinada, el resto acompaña.

-¿Qué ganaste y qué perdiste con tu carrera profesional?

-Agradezco mucho a mi entorno familiar, que me acompaña. Mis padres se sacrificaron para que estudie. Mi hijo es un hombre de bien. Siento que no he perdido nada. Y creo que me gané el respeto de mucha gente, que lo siento cuando me miran a los ojos. De mi familia, de muchos compañeros, del presidente del banco y de todo el directorio

“Hay que saber decir que no en el momento justo”

El caso Vicentin estalló a las pocas semanas de asumir el gobierno de Alberto Fernández. Un crédito millonario refinanciado que la empresa dejó de pagar luego de la derrota de Mauricio Macri en las elecciones y que había sido ampliado hasta límites que violaron la normativa del Banco Central.

“Fue un antes y un después. Esperamos que tenga una resolución para el bien del banco y de la sociedad, para que podamos demostrar que el banco está de pie a pesar de esa situación”, reflexiona Barros, quien pasó también por la Subgerencia de la Banca Empresas

-¿Qué enseñanza dejó el caso?

-Poder ver que tenemos que hacer las cosas bien, conforme a la norma. Que debemos tener presente que, como línea, como funcionarios, debemos cumplir nuestro rol público. Siempre digo que valoro tanto los sí como los no. Bienvenidos sean los no. Hay que saber decirlos en el momento justo

Más notas de

Gabriela Granata

Vacunas y políticas sociales se meten como plato fuerte en la campaña bonaerense, la madre de todas las batallas

El presidente y la vicepresidenta tomaron la centralidad de la campaña

Vacunas, bonos y economía política, un menú de tres pasos para las elecciones que vienen

Menú de tres pasos para la economía electoral

Teddy Karagozian: "Los empresarios tenemos temor a emplear"

Elecciones 2021: señal de largada de Alberto Fernández con un "todos contra Macri"

Alberto y Cristina Fernández y una elección clave de medio término

"Es necesario articular consensos con el sector privado"

"Es necesario articular consensos con el sector privado"

Historia de reconversión en pandemia: de ropa de chicos a camisolines hospitalarios

Lara y Hernán Ebekian, a cargo de Laher, fabricante de la ropa para chicos Gepetto

Coronavirus y empresas: la industria textil dio un volantazo en su producción para subsistir

Luciano Galfione es tercera generación en la empresa de hilados

Raúl Timerman: "Alberto tiene que ser el gran articulador para que el Frente de Todos se mantenga unido"

Timerman: "Si el Frente de Todos se desune, pierde las elecciones"

"Esto no da para más", la tensa reunión entre Cafiero y los enviados de Larreta

"Esto no da para más", la tensa reunión entre Cafiero y los enviados de Larreta

María Barros, gerenta general del BNA: “Buscar la rentabilidad no está reñido con la función social ”

María Barros, gerenta general del BNA: “Buscar la rentabilidad no está reñido con la función social ”