El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que no habrá ajuste y tampoco "ningún salto cambiario" que represente modificaciones sustanciales en la cotización del dólar, como consecuencia del entendimiento con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) por la deuda de US$ 44.000 millones contraída por el gobierno de Mauricio Macri.

No habrá ningún salto cambiario, sino una política de acumulación de reservas internacionales, de USD 5000 millones en 2022″, sostuvo Guzmán tras confirmar que esta madrugada se alcanzó "un acuerdo con el FMI sobre las medidas macroeconómicas y las medidas que nos permitan el crecimiento”.

Aún así, todavía resta "trabajar en los memorandos de las políticas económicas y financieras" con el organismo, y ello llevaría "algunas semanas". Así lo expresó en conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda junto con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, sobre el principio de acuerdo con el FMI anunciado hoy.

Para Guzmán, el gobierno de Mauricio Macri dejó al país "con una carga de deuda aplastante", y se buscó una renegociación con el Fondo "sin socavar las posibilidades de desarrollo".

"Nos dejó en una situación muy difícil, con una carga de deuda aplastante y buscamos sanar el presente y sembrar condiciones para tener un mejor futuro”, expresó Guzmán.

"No tengo dudas" que el acuerdo será acompañado por "la totalidad de los gobernadores y gobernadoras de la Argentina", remarcó Manzur durante la conferencia de prensa.

Cómo será el nuevo acuerdo con el FMI

El acuerdo que se firmará con el FMI será de facilidades extendidas con una duración de dos años y medio y no un Stand-By, como el suscripto en 2018. El Gobierno acordó "poder tener una política fiscal que no inhiba la continuidad de la recuperación", detalló Guzmán.

"El Estado va a poder tener un rol moderadamente expansivo, con el gasto en términos reales creciendo en forma moderada. Se logró que la Argentina pueda llegar a un acuerdo de políticas con el FMI sin que haya políticas de ajuste", afirmó.

Guzmán acordó una reducción "gradual y decidida" de la asistencia del Banco Central (BCRA) al Tesoro Nacional, así como una estructura de tasas interés reales positivas y avanzar en la reconstrucción de la deuda pública en moneda local.

En conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda, Guzmán afirmó que se acordó con el FMI avanzar en un enfoque integral de la inflación, tomando en cuenta que se trata de "un fenómeno multicausal".

Mediante el entendimiento con el FMI se negoció que la Argentina pueda "tener un rol moderadamente expansivo", con metas de reducción gradual del déficit primario. 

Para 2022, el déficit primario se estableció en 2,5%, para el 2023 del 1,9% y para el 2024 del 0,9% del Producto Interno Bruto, informó Guzmán.