Los intereses que el Estado dejará de pagar en 2020 tras la negociación de la deuda por parte del ministro de Economía, Martin Guzmán, equivalen a equivalen a 10 meses del programa ATP o también a cinco meses del bono del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), de acuerdo con un informe de la Universidad de Avellaneda (UNDAV)

El canje acordado implica una quita del 61% sobre los intereses, a diferencia del 64,2% planteado en la primera oferta, y paga un 2,3% extra de capital por la emisión de bonos en reconocimiento de los intereses corridos, contrario al recorte del 5,2% planteado inicialmente. 

"Esto representa un recorte total de 34.500 millones de dólares y una mejora para los acreedores privados de 6.983 millones de dólares respecto a la primera oferta presentada", indicó la UNDAV.

La casa de estudios calculó que, en equivalencia a algunas variables que dan un orden de la magnitud de acuerdo, la quita total conseguida por el Gobierno representa 250,9 millones de prestaciones IFE, 148,8 millones de jubilaciones mínimas, 762,1 millones de AUH y 19.307 hospitales modulares de emergencia.

"Se logró un ahorro para estos primeros cuatro años de gestión de 24.448 millones de dólares, mientras que para los próximos 10 años el ahorro es de 29.552 millones de dólares, lo que permitirá al país un mayor porcentaje de grados de libertad para encarar un proyecto de crecimiento y desarrollo soberano y sustentable que tanto necesita", amplió.

El informe ondera que "el gobierno logró, con la re-estructuración, reducir el interés promedio que pagaban los bonos en legislación extranjera, pasando de 7% a 3,07% para los nuevos bonos del canje".

"Con el acuerdo cerrado, el Estado nacional se ahorró USD 34.524 millones, lo que representa en partidas presupuestarias del año 2020: 10 de Educación y Cultura, 15 de Salud, 20 de Seguridad Interior, 20 de Transporte, 27 de Promoción y Asistencia Social, 66 de Ciencia y Técnica, 135 de Vivienda y Urbanismo, 269 de Agua Potable y Alcantarillado", comparó.

El canje de deuda en legislación extranjera implicó la reestructuración de 21 bonos, de los cuales 17 fueron emitidos por la administración anterior en 2016, mientras que los restantes son parte de la reestructuración de la deuda externa del 2005 y 2010. El stock total restructurado implica 66.316 millones de dólares, de los cuales 41.548 millones corresponden a los bonos lanzados por el último gobierno.

La suba -en promedio- de los bonos más representativos, AY24, DICY, DICA y AC17, desde la propuesta presentada a los bonistas por el Ejecutivo Nacional hasta el 6 de agosto, fue del 100,2%.