Pese al reinicio de algunas actividades en medio de la cuarentena, la industria cayó 19,9% en mayo con relación al mismo período de 2019 y acumula una baja del 10,6% en los primeros cinco meses del año, estimó la Fundación FIEL.

"Un eventual retroceso en la fase del aislamiento social y obligatorio en la región del AMBA que afecte actividades industriales exceptuadas demorará más allá de julio un rebote de la actividad", advirtió el estudio.

Subrayó que en mayo, incluso con el reinicio de actividades en algunas plantas industriales, la adecuación a protocolos sanitarios y nuevos planes de producción en el contexto de pandemia, se dieron "importantes caídas interanuales en los diversos sectores".

"La contracción de la producción automotriz, de minerales no metálicos, siderúrgica y de la refinación de combustibles, lideraron la caída", analizó.

Sostuvo que, en cambio, en el sector de alimentos y de insumos químicos y plásticos volvieron a registrarse actividades con mejora interanual.

En cuanto al desempeño de los sectores de la producción en los primeros cinco meses del año, consideró que en la comparación interanual, únicamente la rama de insumos químicos y plásticos acumuló un crecimiento, que fue de 1,9%.

Los restantes sectores de actividad mostraron un retroceso en el período comprendido entre enero y mayo.

El proceso de petróleo se desplomó 10,5%, la producción de papel y celulosa bajó 4,3%, la producción de insumos textiles descendió 2,2% y la producción de alimentos y bebidas cedió 0,5%, precisó.

En tanto, afirmó que experimentaron una caída superior al promedio de la industria, la metalmecánica con 11,6%, los despachos de cigarrillos con 20,7%, la siderurgia con 30,1%, los minerales no metálicos con 36,3%, y la producción automotriz con 49,5%.

Para FIEL, "contribuirá a contener la caída de la producción industrial asegurar el acceso a insumos por parte de las terminales del sector automotriz, propiciar la recuperación de la construcción privada y mejorar el ambiente para las inversiones privadas".