La inflación que sube versus un dólar inquieto. La desocupación creciente versus los planes sociales. El control político de todas las decisiones vs la apertura al mundo ¿Dónde está parada la Argentina económica y políticamente para lo que queda del año y las elecciones presidenciales del 2023? ¿Qué espera la sociedad? ¿Qué puede pasar?

Sobre estos puntos, analistas políticos y economistas dieron sus visiones en el marco del  tercer y último día de paneles de la 5ta edición Efi Week Online 2022, que este año sumó más de 6000 inscriptos y tuvo una jornada presencial en Mendoza.

Con la mirada puesta sobre todo el político, el director de Isonomía Consultores,  Juan Germano sostuvo que "Argentina está difícil; la política entera está concentrada en el 2023 cuando todavía falta mucho”.  “Tenemos argentinos agotados, cansados, descreídos, disgustados. Veo una sociedad que implosionó”, señaló.

“El 70 por ciento cree que el país está peor que hace un año. Más de la mitad cree que en un año el país va a estar peor. Solo el 23 por ciento está conforme con la capacidad de ahorrar. En cualquier arista hay un argentino dolido, agotado, disgustado”, agregó y sumó que “no hay candidato confiable ni con legitimidad suficiente para subirse a un problema como la inflación o la inseguridad”.

Por su lado, el economista Fausto Spotorno habló de un escenario económico local difícil, con el crecimiento detenido y varios problemas en el horizonte como el déficit fiscal y la falta de energía y también se refirió al complicado panorama económico global y su impacto en la región: “El escenario global económico que veníamos viendo en los últimos años no existe más”, sostuvo y agregó que “ese mundo de tasas bajísimas donde había deuda para todos ya no va más. Esto no influye a la Argentina, pero sí a nuestros vecinos”.

 

 

“La inflación en EE,UU arriba del 8%, la tasa de interés está subiendo. Estiman que a fin de año va a estar en 2,75% a 3%.  Tenemos a favor que exportamos commodities que van a tener buenos precios. La mala noticia es que no estamos preparados”, señaló.

Finalmente la economista Diana Mondino dijo que “Argentina le echa la culpa de todo a todo el mundo. Tenemos una amplia población que no está trabajando porque no puede o no quiere, entonces es difícil una perspectiva a largo plazo”. “Los que trabajan están soportando una carga fiscal tan grande que no pueden soportar a su familia. El que trabaja paga impuestos para los que no trabajan”, reclamó.

“SI el próximo gobierno entiende las necesidades del mundo y la necesidad de integrarse, hay posibilidades de que Argentina crezca”, pronosticó. “Pero, para que Argentina crezca -como sociedad -continúo--, tiene que integrarse al mundo y descentralizar la toma de decisiones. Que no tengamos que depender de un funcionario que diga si o no a tal tema. Que se pueda diferenciar y tener más libertad”.

Como cierre, Carlos Melconian, economista y presidente del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, destacó entre otros conceptos, que “hasta hoy (el gobierno) durmió la siesta. El Fondo Monetario le dejo colchones al nuevo gobierno, pero el albertismo usó a la pandemia como excusa y agotaron los colchones”, comparó.

“Hay que buscar una eficientización en los planes sociales. Hay una pelea por quienes los manejan. ¿En qué país duran 20 años los planes sociales. Es casi un derecho adquirido”, se preguntó y concluyó con la idea de que "este proceso necesita una reforma macroeconómica”.