El Gobierno tiene listo el decreto que saldría en las próximas horas para reimplantar en Argentina un barril criollo de USD45, ante la presión de los gobernadores, que de esta manera podrán mantener las regalías que cobran por la producción del crudo en sus provincias.

La medida fue resistida desde el principio por las propias empresas del sector, al entender que solo se beneficiaban aquellas no integradas que se encuentran en el upstream; es decir, en la extracción de hidrocarburos y no tienen intereses en el segmento de venta directa de combustibles. Esto llevó a una serie de idas y venidas, con propuestas intermedias que finalmente quedaron en el camino y fueron zanjadas con la inminente publicación de la norma, en lo que será la primera vez que el barril criollo se reglamenta de esta forma y no con un acuerdo de palabra entre los distintos jugadores de la cadena.

Sin embargo, a lo largo de los últimos días, la posición de algunas de las firmas más importantes comenzó a cambiar. La lectura de que se necesita de este precio sostén como referencia de mediano plazo para reactivar la producción al momento en que la pandemia afloje empezó a ganar terreno. "Si seguíamos como hasta ahora, el año que viene íbamos a tener que importar petróleo y no hay plata", graficaba ante la consulta de BAE Negocios una fuente del rubro.

Además, este valor es el que se considera el "break even" para Vaca Muerta, a partir del cual los proyectos comienzan a ser viables económicamente para el shale.

Lo concreto es que las consecuencias inmediatas de este nuevo barril criollo será un mayor ingreso para las arcas de los gobernadores de provincias petroleras por la suba de las regalías; en tanto que las compañías que solo se dedican a la extracción recibirán un mayor precio por su producción, aunque, para que esto ocurra, la actividad primero debe repuntar.

Mientras tanto, las refinadoras deberán comprar el insumo principal para las naftas y gasoil a un precio superior al internacional, lo que genera malestar entre las que operan en este segmento.

En cuanto a YPF, el crudo de USD45 no la afectará en su balance consolidado, aunque agudizará las distorsiones al interior de la firma, con el upstream ganando más y el downstream (venta de naftas) con mayores costos que si se mantuviera la cotización externa.

Al mismo tiempo, el decreto elimina las retenciones a la exportación de petróleo, de manera de hacer más rentable la exportación del crudo excedente, que se hace a un ritmo de unos dos buques por mes.

Más notas de

Ignacio Ostera

Guzmán ya vuela rumbo a Roma y el FMI insiste en una reforma laboral

Segundo encuentro en un mes entre el funcionario y la titular del Fondo

Reorientan partidas para pagar deuda y subsidiar energía

La Secretaría de Martínez, con mayor crédito para gastos

Con una batería de siete títulos, Economía sale a renovar deuda

El equipo de Guzmán ofrecerá por segunda vez una Lelite

Preocupa al gobierno y bancos privados la falta de demanda de créditos

Pesos: bancos ofrecen líneas, pero no las toman

Fletes empujan los costos para importar, pero la balanza se mantiene en positivo

El intercambio comercial dejó un saldo de 1.667 millones de dólares

El Gobierno busca convencer al FMI de su plan de crecimiento de exportaciones

La entidad pide reducir el déficit y su financiamiento monetario

La participación asalariada en el PBI cayó 10 puntos en un año

El empleo subió de la mano del sector informal

Cumbre UIA-BCRA, en medio de la tensión por importaciones

La autoridad monetaria, abierta a retocar las reglamentaciones

Roberto Feletti recibe a las alimenticias para cerrar el acuerdo por el congelamiento

El funcionario busca una ampliación de los Precios Cuidados

Licitación: La demanda por bonos CER empañó el debut de las "Lelites"

Funcionarios de Hacienda siguieron la operación desde Washington