El Gobierno nacional hizo efectiva hoy la decisión de retrotraer al 1 de octubre y congelar hasta el 7 de enero próximo los precios de 1.432 productos de consumo masivo, a partir de la publicación en el Boletín Oficial de la resolución 1050/2021 de la Secretaría de Comercio Interior, donde se advirtió que se han "verificado aumentos generalizados" que "resultan irrazonables y no se corresponden con las variaciones recientes de las estructuras de costos de producción".

El mentor de la idea, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, defendió este miércoles el congelamiento de precios  sin acuerdo empresario hasta el 7 de enero y aseguró que no implica un "ataque" al sector empresario. Advirtió, además, que el Gobierno "va a exigir que se cumpla" esa medida y destacó que llegó el momento de "parar la pelota y ordenar la discusión de precios y alimentos".

La resolución estableció la "fijación temporal de precios máximos de venta al consumidor para todos los productores, comercializadores y distribuidores" de 1.432 productos de consumo masivo en todo el territorio nacional.

También requirió "a las empresas que forman parte integrante de la cadena de producción, distribución y comercialización de los productos incluidos (en el listado) a incrementar su producción hasta el máximo de su capacidad instalada, y a arbitrar las medidas conducentes para asegurar su transporte y provisión durante el período de vigencia de la presente medida".

Precios alimentos 

Sin acuerdo con alimenticias, Feletti salió a aclarar: "No estamos forzando una situación, no estamos atacando al sector empresario. Le estamos diciendo vendan más, produciendo más", señaló el funcionario, para quien los controles de precios "siempre sirvieron para expandir el consumo, por lo menos por un tiempo".

Según Feletti, "se define esta intervención de estabilizar precios por noventa días porque la canasta básica está mordiendo más porciones del salario".

"Entonces, hay que levantar el peso del salario respecto a la canasta básica. Los empresarios tienen capacidad instalada, recompusieron márgenes todo este año, mucho, y la canasta básica sigue aumentando. Paremos un poco, aceptemos este apoyo, no es al Gobierno, es la pueblo", señaló el funcionario, en declaraciones a un canal de noticias.

Además, enfatizó: "En mercados monopólicos siempre van a ajustar por precio y nunca por cantidad. Llegan a maximizar el beneficio subiendo precios y nunca expandiendo la cantidad".

Según la normativa que congela los precios, los relevamientos realizados por Comercio Interior registraron "aumentos de precios que oscilan entre el 7% y el 82%".

"Hay puja distributiva en la Argentina porque seguimos teniendo sindicatos y movimientos populares fuertes y que presionan", resaltó. Y dijo que llegó el momento de "parar la pelota y ordenar la discusión de precios y alimentos".

"No creo que esto se pueda mantener, lo que sí creo es que hay que ordenar y hay que ver. No estamos pidiendo a 60 empresas un esfuerzo sobre 1400 de productos para pasarla mejor". No les estamos diciendo ‘pierdan plata, les rompemos su plan de negocio, los vamos a estatizar", subrayó.

En este marco, Feletti destacó que con el congelamiento del precio de 1.432 productos -que estará vigente hasta el 7 de enero- "la apuesta fundamental es conocer donde no se está cumpliendo y exigir que se cumpla".

"Que baje el precio, que la persona se pueda llevar el producto con el precio más bajo o si hay un problema de abastecimiento que vayan al centro logístico y que aparezca el producto en la góndola. Es la presión directa", afirmó.

Según el funcionario: "Queremos impedir que se deje el producto en la caja o en la góndola porque no se puede comprar".

A la vez, cuestionó la "lógica empresarial", que según dijo es "no quiero etiquetado frontal, no quiero acuerdos de precios, no quiero ley de góndola".