A partir de este martes 1 de diciembre, la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) dispuso que todo auto de más de $2.250.000 de precio al público comenzará a pagar impuestos internos, comunmente conocidos como "impuesto al lujo". Es que la entidad realizó una actualización de la base imponible y, de esta manera, el valor de algunos autos 0km puede aumentar en un 25%  y 50%, según la alícuota para cada vehículo.

Hasta este lunes, cierre de noviembre, el impuesto se aplicaba a autos con precios desde los $2.040.000. Debido al nuevo gravamen y la posibilidad de que el valor se dispare, muchas automotrices decidieron poner el valor de sus vehículos justo por debajo de los especificados en la actualización.

El impuesto al lujo tiene dos escalas:

  1. Los autos que cuesten por encima de los USD28.000, o de 14.800 dólares blue, quedan alcanzados por una alícuota del 20%,
  2. Los modelos que tengan un valor por encima de los $4.150.000, es decir, USD51.000, tendrán un sobrecargo fiscal de 35%.

La mayoría de los autos alcanzados por este impuesto son importados, pero también son alcanzados algunos de producción nacional. Actualmente, un 0km accesible en el mercado se consigue en alrededor de un millón de pesos, por lo que son pocos los autos que quedan exentos.

De hecho, muchas automotrices decidieron no vender ciertos modelos ante la realidad de que su precio sería altísimo en comparación al vehículo y quedan fuera de la competencia. Entre estos modelos que ya no se comercializan se encuentran el Peugeot Traveller y Citroën Spacetourer, vans para ocho pasajeros del grupo PSA.

Según las automotrices, la suba de la base imponible que se viene realizando en 2020 no alcanza para cubrir el incremento de la inflación como tampoco la devaluación del peso.

El alcance del impuesto al lujo a las principales marcas de autos

Volkswagen

El Vento GLi, también discontinuado por el momento, lo mimo que pasa con la versión Hero del SUV más vendido del mercado, el T-Cross, el cual no se encuentra en el listado mencionado y está al borde del impuesto, según reportó iProfesional.

El T Cross Highline, afectado por el gravamen

Tanto el Vento Highline como el T-Cross Highline, los dos tope de gama de su línea, siguen en ofrecimiento, pero también sufren el impacto del impuesto interno. En el primer caso tiene un valor de $3.285.200 y en el segundo, de $2.544.000.

Otros modelos que quedaron alcanzados por el gravamen dentro de Volkswagen son las versiones GTS de Virtus y Polo, las más deportivas. Las mismas salen $2.628.900 y $2.733.0000.

Chevrolet

El Equinox, SUV mediano de un promedio de $2.150.000, salta hasta los $4 millones con el gravamen. De esta manera, hay una diferencia de casi dos millones de pesos entre cada una de las versiones que se ofrecen.

Sin embargo, puede escapar al impuesto con sus modelos más chicos, ya que el Onix y el Cruze, producidos en Argentina, llegan hasta un precio de 2.125.000 pesos.

Ford

Ningún modelo fue discontinuado de su oferta por el impuesto interno, aunque varios de ellos fueron alcanzados por el gravamen. 

La Ecosport valía $2.065.000, es decir, estaba "topeado" para que no lo alcance el gravamen. Con la actualización dispuesta por la Afip, habrá un poco de margen para actualizar valores sin que caiga dentro de la primera escala. 

La Ecosport podrá subir su precio

Luego, el resto de la oferta de SUV, tanto Territory como Kuga, los modelos que completan su gama, caían en el segundo nivel del impuesto, ya que superan los 3 millones de pesos, y lo mismo pasa con el Mondeo. 

Honda

También siguen ofreciendo las mismas versiones de sus vehículos pero algunos dentro de la misma gama fueron alcanzados por el impuesto, como es el caso del modelo más vendido de la marca, el HR-V, que sale $2.900.000 en su versión más completa.