Los bancos volverán a abrir sus sucursales desde este viernes, hasta el martes, para la atención única del pago a jubilados y beneficiarios de asignaciones de la seguridad social. Se hará por medio de una registro de voluntarios entre sus empleados y con distancias de seguridad previstas por la emergencia sanitaria. 

La decisión anunciada este lunes a última hora por la Asociación Bancaria se da después del encuentro entre las autoridades del Banco Central de la República Argentina (BCRA), y del Banco Nación, que buscaron dar rienda al pedido del Presidente para establecer "algún mecanismo de habilitación" de las sucursales bancarias. 

Desde el gremio conducido por Sergio Palazzo se precisó que la reapertura al público serán los próximos viernes, lunes y martes "exclusivamente para jubilados", en especial aquellos que no tienen tarjeta de débito, puedan cobrar sus haberes, y para el pago a los beneficiarios de la seguridad social, además de realizar tareas internas ya previstas y que se venían realizando. 

¿Cómo funcionarán los bancos?

  • Durante los días de apertura las sucursales bancarias admitirán a personas "con las distancias de seguridad previstas en la resolución sanitaria", en tanto quienes aguarden su turno deberán realizarlo en una fila fuera de la entidad bancaria.
  • Una vez finalizado el horario de atención al público se orientará las filas hacia los cajeros automáticos, previo una interrupción para cargarlos.

Además, la Bancaria resaltó que el acuerdo se da a partir de un "registro de voluntarios" entre los empleados para cubrir las actividades hasta el jueves a la mañana y, detallaron que en el caso de no poder abarcar con la dotación necesaria, "convocarán a los recursos mínimos indispensables para tal fin", sin incluir a personas de riesgo y personal con hijos a su cuidado por la suspensión del dictado de clase.

La puesta en marcha de la atención al público se da luego de un pedido del presidente Fernández ante el registro de largas colas durante el último fin de semana que encendieron las alarmas en la Casa Rosada, por temor a potenciar la diseminación del covid-19 en medio de la cuarentena extendida hasta el 15 de abril.

"Se buscará algún mecanismo para habilitar que no pase lo que pasó el otro día. La buena parte es que la gente fue a buscar dinero; y la parte mala, es que se expone al contagio", adelantó el mandatario.