El Gobierno afrontó este miércoles el primer vencimiento de capital con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) por casi 1.900 millones de dólares, tras lo cual las reservas internacionales del Banco Central se redujeron en una cifra similar, informaron fuentes oficiales.

El pago se hizo mediante los Derechos Especiales de Giro (DEG) que recibió el país hace un mes por parte del organismo de crédito multilateral, en el marco del reparto de estos recursos que realizó la entidad presidida por Kristalina Georgieva entre sus países miembro para combatir los efectos sobre la economía de la pandemia de coronavirus (Covid-19).

Según señalaron desde el BCRA, el stock de divisas de la autoridad monetaria cerró en 43.177 millones, casi 2.000 millones de dólares por debajo del martes, cuando habían quedado en 45.169 millones. En ese sentido, remarcaron que no hubo ventas en el mercado cambiario, con “operaciones que se van normalizando”, después de que se aceleraran los anticipos de compras al exterior en los días previos a las PASO.

Mediante una jugada contable, los DEG que arribaron desde Washington el 23 de agosto por 4.300 millones de dólares, fueron incorporados como recursos del Tesoro, quien se los vendió a cambio de pesos al Central por $422.174 millones. Con esa suma, el Ministerio de Economía cancelará por anticipado Adelantos Transitorios por igual cuantía, con lo que se incrementará el margen de emisión monetaria para financiar el déficit fiscal.

Sin embargo, desde el Gobierno aseguran que por el momento, no hay un impacto en la base monetaria de esta decisión, que se mantiene neutra, al menos hasta el momento en que Martín Guzmán eche mano a esta alternativa para cubrir el agujero de las cuentas públicas.

Mientras tanto, los DEG que quedaron en manos del BCRA fueron tomados por el Ejecutivo, quien colocó a cambio una Letra Intransferible por igual cuantía. Con ello se hizo el desembolso al Fondo por 1.890 millones de dólares, de acuerdo a la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). Se trata de la primera cuota del capital del megapréstamo por 44.000 millones de dólares heredados de la gestión de Mauricio Macri y que por ser del tipo “stand-by” el país debe devolver en apenas tres años.

Para el resto de 2021, aún restan abonar 390 millones de dólares en concepto de intereses el 21 de noviembre, y otros 1.890 millones de dólares en amortización, un mes siguiente. Para 2022, el monto asciende a un total de 19.000 millones de dólares, imposibles de afrontar. De ahí las negociaciones en marcha con Washington para reformular la devolución a un plazo de, como mínimo, diez años.

El uso de los DEG y el límite de los AT

Fuentes oficiales remarcaron que cuando el Tesoro pida más recursos vía AT, tendrá efecto expansivo en la base monetaria, pero por ahora, “nada”. “Es parte de la estrategia de financiamiento de 2022, no tiene impacto este año”, adelantaron.

Un informe de la consultora ACM hizo un análisis detallado de esta estrategia. Advirtió que “en ningún país de la región se contabilizó la asignación de DEGs como un recurso corriente del Tesoro y que, por lo tanto, reduzca el déficit primario. En la totalidad de los casos, se incluyó al ingreso de DEGs como un activo y, por otro lado, la Asignación de DEGs como un pasivo. Esto se debe a que dichas asignaciones, en caso del país no querer formar parte del FMI, deberán ser devueltas. En este sentido, dicho pasivo es contingente y con bajas probabilidades de ser realizable por lo que la posición del Balance de los Bancos Centrales mejora”.

Por el contrario, Argentina optó por repetir la maniobra de 2009, cuando en ese entonces ingresaron 2.450 millones de dólares, también vía reparto de DEG del Fondo, en medio de la pandemia de gripe aviar y la crisis financiera de Lehman Brothers. Para ACM, es “una estrategia contable en la que se sustituye deuda en pesos con el BCRA por deuda en dólares con el BCRA”.

Ahora, el Tesoro contaría con un margen de AT de $845.000 millones, un 44% de la Base Monetaria actual, estimó la consultora. Más allá del impacto que pueda tener semejante emisión sobre la brecha cambiaria y las reservas, la firma puso el foco en “las necesidades de financiamiento de cara al 2022”, que tal cual figura en el Presupuesto para el año próximo, provendrán en $1,08 billón del BCRA (40% menos que en 2021 en términos nominales y la mitad en relación al PBI) pero que tienen un límite legal por la Carta Orgánica, en un marco en donde las utilidades contables serán escasas. Por lo tanto, recurrir durante este año ese nuevo margen implicará una mayor restricción para el próximo.

Más notas de

Ignacio Ostera

Fletes empujan los costos para importar, pero la balanza se mantiene en positivo

El intercambio comercial dejó un saldo de 1.667 millones de dólares

El Gobierno busca convencer al FMI de su plan de crecimiento de exportaciones

La entidad pide reducir el déficit y su financiamiento monetario

La participación asalariada en el PBI cayó 10 puntos en un año

El empleo subió de la mano del sector informal

Cumbre UIA-BCRA, en medio de la tensión por importaciones

La autoridad monetaria, abierta a retocar las reglamentaciones

Roberto Feletti recibe a las alimenticias para cerrar el acuerdo por el congelamiento

El funcionario busca una ampliación de los Precios Cuidados

Licitación: La demanda por bonos CER empañó el debut de las "Lelites"

Funcionarios de Hacienda siguieron la operación desde Washington

El G20 volvió a apoyar el reclamo para que el FMI reduzca las tasas

Guzmán se vio hoy con el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz

En la previa a la cumbre con Guzmán, se despeja el camino de Georgieva en el FMI

Hoy fue el primer encuentro técnico con los funcionarios del organismo

Guzmán llegó a Washington y deberá negociar con una Kristalina debilitada

Guzmán llegó a Washington y deberá negociar con una Kristalina debilitada

Con la construcción en baja, el Gobierno licita una obra clave por casi $20.000 millones

El consumo de asfalto acumula un salto de más del 120%