El semanario británico "The Economist" apuntó en su último número contra la permanencia en su cargo de la titular del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Kristalina Georgieva, luego de que su nombre surgiera en una investigación interna del Banco Mundial, que la acusó de haber adulterado cifras en favor de China y otros países, para el conocido informe de inversiones, Doing Business.

Bajo el título: "Por qué la líder del FMI debería renunciar", una editorial publicada en la sección Líderes de la última edición impresa, la revista consideró que ese episodio, ocurrido cuando Georgieva era responsable del informe en el Banco Mundial, en 2017, "no encaja fácilmente con su papel actual en el FMI".

Además de considerar que "el escandalo socavó la credibilidad" de Georgieva, la influyente publicación económica consideró que el hecho puede afectar la reputación del propio Fondo Monetario Internacional.

"El Fondo cuenta con un influyente departamento de investigación propio. También es el custodio de los estándares de datos para las estadísticas macroeconómicas del mundo", recordó el artículo.

El jefe del FMI, graficó, debe "sostener el anillo" mientras dos de sus mayores accionistas, Estados Unidos y China, "se enfrentan en una nueva era de rivalidad geopolítica".

The Economist planteó que "los críticos del multilateralismo ya están citando este asunto como evidencia de que los organismos internacionales no pueden plantar cara a China".

"La próxima vez que el FMI intente arbitrar una disputa cambiaria, o ayude a reprogramar la deuda de un país que ha pedido prestado a China, los críticos del Fondo seguramente citarán esta investigación para socavar la credibilidad de la institución", señaló la revista.

Por eso, continúo la crítica, "la Sra. Georgieva, una estimada funcionaria de varias instituciones internacionales, debería dimitir".

Días atrás, luego de que se conociera la investigación del Banco Mundial que involucra a la titular del Fondo, Georgieva rechazó los hallazgos de ese estudio.

"No estoy de acuerdo esencialmente con los hallazgos e interpretaciones de la Investigación de irregularidades en los datos, en lo que respecta a mi papel en el informe Doing Business del Banco Mundial de 2018", expresó en un escueto comunicado.

En tanto, el directorio del FMI se reunió el último martes para discutir el informe preparado para el Banco Mundial, en el que se alega que la directora presionó en su momento al personal para que modificara los datos y favorecer así a China.

"La Junta discutió las deliberaciones del Comité de Ética hasta el momento y tuvo un intercambio preliminar de puntos de vista sobre el informe y la declaración del Director Gerente en respuesta a él", precisó la fuente oficial del Fondo, que precisó que el directorio se reunirá nuevamente para tratar el caso.

La investigación del Banco Mundial contra Kristalina Georgieva

La investigación a la que hace referencia The Economist trascendió la semana pasada y asegura que cuando Georgieva era directora ejecutiva del Banco Mundial presionó junto a otros directivos al personal del organismo para que modificara datos y favorecer la posición de China en un informe interno.

La prensa internacional dio cuenta sobre una investigación de la oficina de abogados WilmerHale, que fue encargado por el directorio del Banco Mundial (BM), que examinó miles de documentos y entrevistó a más 30 empleados y exintegrantes de ese organismo.

A partir de ese relevamiento, WilmerHale asguró que Georgieva, junto con el entonces presidente del BM, Jim Yong Kim, presionaron a los empleados para que mejoraran la calificación de China en la edición 2018 y 2020 del informe anual del organismo "Doing Business".

En medio de esta acusación, el actual titular del BM, David Malpass, decidió suspender la realización de ese documento anual.

El premio Nobel de Economía Paul Romer aseguró la semana pasada que, a partir de esta denuncia, los países miembros del Fondo Monetario Internacional "tendrán que tomar una decisión sobre si (Gerogieva) continuará en su puesto" de directora gerente del organismo.

Romer, economista jefe del Banco Mundial, en declaraciones a la agencia AFP criticó en ese momento a Georgieva por buscar "encubrir" y "blanquear" cuestiones que a él le preocupaban sobre el "Doing Business".

Romer renunció en enero de 2018 después de hacer públicas sus inquietudes.

Estados Unidos será crucial para determinar el futuro de Georgieva, ya que Washington tiene la mayor participación con derecho a voto en el FMI.

"Estos son hallazgos graves", dijo el Tesoro estadounidense en un comunicado. "Nuestra principal responsabilidad es defender la integridad de las instituciones financieras internacionales", resaltó.