La empresa Trenes Argentinos Cargas (TAC) destacó el crecimiento del transporte de áridos a través de sus formaciones. Un fenómeno, precisaron, que forma parte de sucesivos récords de carga acarreada que la empresa desarrollando su labor en tiempos de pandemia, desde marzo de 2020.

En efecto, para este rubro específico y en los dos últimos años sumaron 25 clientes y habilitaron 28 nuevos puntos de carga y descarga exclusivos de esta categoría de graneles industriales.

En la información referida a los áridos, materiales utilizados en el rubro de la construcción, desde esa empresa remarcaron que fue el producto cuyo transporte “más se incrementó en el último año”. A la hora de los factores que determinaron dicho crecimiento consideraron factores tarifarios como los que también devienen del respaldo del mercado local a los servicios de la empresa ferroviaria.

En esa dinámica reseñaron a BAE Negocios por un lado la confianza de los clientes y la competitividad tarifaria “ambos factores que se complementan con la visión estratégica de que el ferrocarril de carga tenga un rol clave en la logística nacional”.

La reactivación de la construcción y otras industrias hace también a la creciente demanda de transporte de áridos a través la logística ferroviaria. De esta manera TAC sumó en los últimos dos años 25 clientes y habilitó 28 nuevos puntos de carga y descarga exclusivos para los graneles industriales que abarcan piedra, fundente, clínker, carbón de coque y arena, entre otros.

“Esa evolución de crecimiento tuvo como protagonista a la piedra destinada a la obra pública en cada una de las tres líneas, lo que consolidó, en el año 2021, un total de 2.160.472 toneladas despachadas; un 63% más que en 2020”, ponderaron.

Respecto a la comparación estadística con 2019 la diferencia porcentual fue del 40%. Y siguiendo esa línea en alza el primer bimestre del 2022, con 378.164 toneladas despachadas, registró una suba del 74% comparado con el mismo período de 2019.

Vale mencionar, entonces, que el bienio 2020/2021 se diferenció de años anteriores por integrar a la traza la habilitación de accesos de carga y descarga; tanto sea para despachos puntuales; o bien como operatoria a largo plazo. Estos accesos se construyeron en Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Mendoza, Salta, San Juan, San Luis y Tucumán.