La actividad económica sufrió un desplome de 16,2% desestacionalizado en el segundo trimestre, número que no encuentra comparación histórica, al menos entre las series que divulga la Subsecretaría de Programación Macroeconómica y que llegan hasta 1993. El dato mostró las consecuencias de la crisis recesiva, que ya lleva más de dos años pero que empeoró y mucho con la pandemia. La tasa de inversión no llegó a cubrir los niveles mínimos para que no haya destrucción de capital.

La Dirección de Cuentas Nacionales del Indec publicó el dato oficial de variación del PBI del segundo trimestre, a través del Informe de Avance del Nivel de Actividad, que dio cuenta de un desplome extraordinario. Observado desde la demanda, hubo una contracción especialmente fuerte del consumo de los hogares, de 18,9%, siempre respecto al trimestre anterior y sin factores de estacionalidad.

Además las exportaciones cayeron 7,9% por la recesión global. Ese número fue menor al del desplome de las importaciones, que fue de 19,1%, porque el impacto de la pandemia fue menor en China que en Argentina, en términos sanitarios y también de actividad económica. También el consumo público, principalmente por las compras de bienes y servicios de los distintos niveles del estado y sobre todo por los sueldos estatales, cayó 10,4%.

Pero todos esos factores de la demanda agregada ganaron participación relativa en el PBI. La que más perdió fue la inversión, que registró un desplome de 27,3% respecto al primer trimestre, y que marcó una participación de 9,5% respecto al producto. Se trata de mínimos por debajo de los del 2002 (el primer trimestre marcó 10,6% en aquel año) y similares a los de las hiperinflaciones de 1989 y 1990.

Consultado por BAE Negocios, el director Centro de Estudios de la Productividad y coordinador del proyecto Arklems, Ariel Corenberg, explicó la importancia de ese dato: “Más allá de la caída del PBI, lo que se observó es que estamos invirtiendo tan poco como en las peores crisis argentinas, que fueron las híper. Invertimos menos de lo que se necesita para poder sostener la capacidad productiva. El capital que utilizás para producir se va depreciando. Tiene un desgaste, una obsolescencia y tenés que invertir solo para poder reponerlo. En el proyecto Arklems calculamos que para que se sostenga el stock de capital en Argentina es necesario que la tasa sea de entre 12% y 14%. Al ser de 9,5%, cayó la inversión no sólo bruta sino la neta”.

Y agregó: “La capacidad de producción de una economía, representada por su capital fijo, es decir maquinarias, construcción, silos, tinglados, etcétera, precisa ese 12%. Ahora invertimos menos y eso implica que se caen las tuercas, los tornillos, se descascara la construcción industrial. Se destruye PBI potencial, sin catástrofe, sin terremoto”.

El economista del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA), Leandro Ottone, remarcó que le resultaría preocupante que el nivel de 9,5% se estire en el tiempo y que por ahora, en lo que va del tercer trimestre, se observó una mejora en términos de inversión: “Es un trimestre, nada más. El problema es si pasan varios trimestres. Hubo una crisis pandémica y el segundo fue el peor trimestre de todo el año, en particular en abril. Luego hubo una recuperación de la inversión, sobre todo en construcción. Hay que destacar cómo se llegó a esto. Venimos con una utilización de la capacidad instalada muy baja, la diferencia de nuestra crisis respecto a las de otros países es que venimos de dos años consecutivos de caída”.

Desde la consultora LCG, proyectaron: “El ratio inversión–PBI se ubicará alrededor del 14% este año, representando mínimos históricos. Luego de tres años de caída, el desplome se agudizará este año como consecuencia de la recesión. De cara al futuro, y a la necesidad de comenzar a crecer sostenidamente, será fundamental revertir esta tendencia y mejorar su participación sobre el PBI”.

Por el lado de la oferta, los 16 sectores de la economía relevados por el Indec registraron caída interanual. LCG detalló: “ Los más perjudicados fueron Hoteles y restaurantes (cayó 73,4% interanual), Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (67,7%), y Construcción (52,1% ia). Sin embargo, por su importancia relativa dentro del PBI, el sector con mayor incidencia negativa fue la Industria (20,8%), que aportó 3,1 puntos a la baja interanual, seguida por Comercio (16,9% ia) con 1,93 puntos.

LCG proyectó que la caída del PBI rondará el 13% interanual en el 2020, por debajo del 12,1% que espera el Gobierno. Coincidieron desde la consultora Ecolatina “Con estos números, proyectamos una caída del PBI mayor al 13% i.a. en 2020, explicada en gran medida por el desplome de la primera parte del año y medidas autoinducidas, pero no por eso con un efecto menos real. La dinámica “positiva” del segundo semestre obedecerá más a un efecto rebote que a una recuperación genuina: durante la primera mitad del mandato de Alberto Fernández, por lo menos, no recuperaremos el nivel de actividad de cierre de 2019”.


 

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Se disparó la línea de pobreza: subió 3,8% en septiembre

Se disparó la línea de pobreza: subió 3,8% en septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

La aceleración comienza a materializarse en octubre y el IPC tiene piso de 3%

Comienza a materializarse la aceleración

En la primera quincena la inflación fue de 2,4%

En la primera quincena la inflación fue de 2,4%

Por el ATP, los asalariados alcanzaron el fifty-fifty

Por el ATP, los asalariados alcanzaron el fifty-fifty

La inflación interanual llegó a su punto más bajo en 2 años

La inflación interanual llegó a su punto más bajo en 2 años

La inversión productiva interrumpió su rebote en agosto

La inversión productiva interrumpió su rebote en agosto

¿Qué muestran las experiencias recientes de desdoblamiento cambiario?

¿Qué muestran las experiencias recientes de desdoblamiento cambiario?

El paquete Covid-19 llegó al 6% del PBI entre políticas fiscales y crediticias

El paquete Covid-19 llegó al 6% del PBI entre políticas fiscales y crediticias